Claves para viajar en el embarazo

viajar-en-el-embarazo

¡Hola a tod@s! Ya sabes que no paro quieta ni un minuto, ¡siempre inventando! Viajar en el embarazo es posible  y desde mi punto de vista aconsejable. Si te gusta ir de un lado para otro, aprovecha porque con un bebé de semanas o meses la cosa se complica. No obstante, hay algunas cosas a tener en cuenta a la hora de viajar estando embarazada.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de viajar en el embarazo?

En términos generales, la mejor época para viajar en el embarazo es el segundo trimestre. ¿La razón? Ya sabemos que durante el primer trimestre el riesgo de interrupción espontánea del embarazo es mayor. En el tercer trimestre, además de sentirte menos ágil y más fatigada en términos generales, el riesgo de tener un parto prematuro aumenta. En cualquier caso, hay que diferenciar entre tipos de transporte y duración de trayectos. No es lo mismo estar dos horas en el coche que cinco. Igual que no es lo mismo viajar estando embarazada de ocho meses en avión, que en tren o en coche.

En coche

Si hay un medio de transporte ideal para viajar en el embarazo, creo que es el coche.  Puedes descalzarte o reclinar el sillón a tu antojo, además de parar todas las veces que necesites. Recuerda que es bueno parar al menos cada dos horas para moverte un poco y estirar las piernas. No olvides beber agua durante el viaje e intenta no fatigarte. Si ya estás en tu tercer trimestre de embarazo, mejor que conduzca tu acompañante.

Una pregunta común es si puedes conducir estando embarazada. Por supuesto que sí. No hay una fecha límite para conducir estando embarazada. Depende de la persona en sí y del trayecto. Es obligatorio llevar el cinturón de seguridad puesto, da igual lo grande que sea tu barriga. La forma de ponérselo es debajo del pecho y lo más abajo posible, en la zona de las caderas. Así evitas que el cinturón pueda hacer presión sobre la barriga. Hay cinturones para embarazadas que facilitan la óptima colocación del cinturón para viajar en este estado. No obstante, no son obligatorios.

En avión

La mejor época para viajar en el embarazo en avión es una vez superado el primer trimestre y hasta la semana veintiocho. Entre la semana treinta y dos y la treinta y cinco, es posible que te pidan un certificado de tu ginecólogo (A test) que verifique que puedes volar. Consulta la normativa de la compañía aérea con la que vueles, ya que puede variar de una a otra. A partir de la semana treinta y seis es mejor evitar los aviones, ya que puede influir en un parto prematuro. También es aconsejable que si vas a realizar un trayecto largo de avión una vez pasada la semana veintiocho de gestación, contrates un seguro médico que te cubra tanto a ti como a tu bebé.

Consulta con tu ginecólogo si tienes pensado viajar en avión, sobre todo para trayectos largos. Yo he viajado mucho en avión en los dos embarazos y no he notado nada raro, más allá del típico hinchazón en las piernas y sed. Para lo primero, mi ginecóloga me recetó unas medias de compresión (Kompressionsstrumpf) que ayudaran a mejorar la circulación. (Tuve que pagar 10€ por éstas, pero las había de otra marca que las cubría el seguro por completo).

Si te soy sincera, sólo las usé la primera vez. Me resultan incómodas de poner y de llevar, además de ser muy feas. (Las compré negras pero, ¿dónde voy yo en agosto con medias tupidas negras? Las color nude mejor ni hablamos).

Una cosa que siempre puedes solicitar estando embarazada es, no pasar por los detectores de metales. En ese caso te harán un control manual. Aunque parece ser que son inofensivos para el feto (no hacen un scanner con rayos X como sí es el caso de los scanners de maletas), somos muchas las que no nos sentimos cómodas pasando por el control de seguridad con la barriga.

Por lo demás, lo de siempre. Bebe agua (que la humedad en el avión es muy baja) e intenta dar paseos con relativa frecuencia.

En barco o en tren

No he viajado en ninguno de estos medios de transporte estando embarazada. Pero por lo que he podido averiguar, no hay que tomar ninguna precaución adicional a las ya mencionadas anteriormente. Como cualquier persona, si eres de los que se marean en los barcos, coméntaselo a tu médico para que te diga qué puedes tomar contra las náuseas, que no haga daño al bebé.

Por último, no olvides la documentación que debes de llevar siempre contigo (viajes o no) estando embarazada. Cartilla de embarazo (Mutterpass) y tarjeta de tu seguro médico. Si viajas sola, intenta no pasarte con el equipaje por aquello de no tener que cargar mucho peso. Si ves que  se te ha ido un poco de las manos y te supone un sobre esfuerzo, que no te de corte preguntarle a alguien si te puede echar una mano. Lleva ropa cómoda. Mejor de tejidos de algodón que transpiren bien y poco ajustada. Después de unas horas sentada sin cambiar mucho de postura, tus piernas o agradecerán. Y no te olvides de las vitaminas o medicamentos que estés tomado o puedan hacerte falta durante tu estancia fuera, ¡sobre todo si viajas a otro país!

Y tú que opinas, ¿aprovechas para viajar en el embarazo? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Algún truco más que añadir?

¡Feliz semana!

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *