Síntomas evidentes de que te estás alemanizando

alemanizando

Cada vez que salgo de Alemania, me descubro haciendo cosas que me hacen sospechar que me estoy “alemanizando”.  ¿Te ocurre también? Comer algo salado acompañado de un capuchino, llevar tu propia carne a una barbacoa o sentarte a comer en una terraza lloviendo. Si vives en Alemania y te ves reflejado en más de cuatro de los siguientes síntomas, no hay dudas, ¡te estas alemanizando!

Síntomas evidentes de que te estás alemanizando

Vas en bici a todos lados

Antes de llegar a Alemania, hacía lustros que no montabas en bici. Casi desde la época del colegio. Sin embargo, una vez que llegaste lo primero que hiciste es buscarte una. Desde entonces se ha vuelto tu mejor amiga. Da igual que haga frío o calor (si hace calor mejor), es tu medio de transporte favorito.

Te quedas en casa por un resfriado

Si estás resfriado aunque no tengas fiebre, es posible que tu compañero te mire con recelo cuando llegues por la mañana con la nariz roja y los ojos hinchados. Es más, es muy probable que tu propio jefe te insinúe que te quedes en casa al día siguiente si no estas mejor.

No es que cuiden de tu salud, bueno quizá esto también. Es que tienen miedo a que contagies a media oficina. Así que si ya eres de los que no hace ni el esfuerzo por ir a la oficina estando con un buen resfriado, estás un paso más cerca de la alemanización ;).

Prefieres comer en la terraza aunque haga frío y llueva

Ya sabes, es verano. Da igual que tengamos dieciocho grados y esté chispeando. Si no nos sentamos ahora en las terrazas de los bares… ¿cuándo? No hay dolor. Tu llevas tu chaqueta (finita de entretiempo, que para eso estamos en verano) y aguantas como un campeón a riesgo de coger una pulmonía en pleno mes de julio.

La versión “pro” de esta alemanada es comer con el paraguas abierto. Es decir, tenedor en una mano y mango del paraguas en la otra. Si pides un filete necesitarás la ayuda de un tercero para que te ayude a cortarlo 😉 . Es verídico. Estas cosas se ven por aquí.

Llevas tu propia carne a las barbacoas

Ésta es muy buena y casi la olvido. Menos mal que tengo una fiel lectora que me la ha apuntado en uno de los comentarios 🙂 . ¿Qué pensaría si en España haces una barbacoa con amigos donde cada cual lleva algo de comer y me presento yo con mis dos filetes para mi ración? Pues eso es lo que suele hacerse aquí. Vale que haya una ensalada de pasta que algún alma cándida se haya encargado de hacer para todos. Pero con la carne en Alemania no se juega. Cada cual se pasa antes por el supermercado y compra aquello que más le gusta. Espera su turno cuando el grill esté libre y a comer. Si ya no te sorprende llevar tu propia carne a una barbacoa con amigos… hay que replanteárselo.

Cenas temprano

Los horarios en Alemania se merecen un post a parte. Vale que en tu día a día prefieras no empezar a cenar a las diez de la noche. Estando aún viviendo en España, intentaba no empezar a cenar más tarde de las nueve para tener algo de tiempo para hacer la digestión antes de acostarme. Sin embargo, puede que pronto te descubras, si no lo has echo ya, llamando a un restaurante para reservar un sábado por la noche pidiendo una mesa a las 20:30h. Si el restaurante está en Alemania no hay de qué preocuparse, pero si el restaurante está en España o Italia… amig@ tenemos que hablar.

Te sientes raro cuando tienes los zapatos puestos en casa

Lo admito, ésta sensación la vivo en primera persona los primeros días después de llegar a España. Entro en casa (la de mis padres) y mi primera reacción es pensar en ¿dónde dejo los zapatos? ¡Con lo limpito que está el suelo! Prueba evidente de que te estás alemanizando.

Nada de descargarse películas de internet

Que levante la mano quien no lo ha hecho alguna vez. A pesar de que muchas veces la calidad deja mucho que desear, ¿quién se resiste a la tentación de ver una peli recién estrenada en el cine, gratis? Si vives en Alemania, debes saber que esto está terminantemente prohibido. Y lo que es más importante, las multas no son ninguna broma. Si te pillan te puedes ver pagando en torno a mil euros por la gracia.

Si ya estás abonado a Netflix, Apple TV, Sky y todo lo que te se ocurra donde a cambio de un módico precio puedes ver tu serie favorita o esa peli recién salida de los estudios de Hollywood… estás cada vez más cerca.

Hay palabras en alemán que integras en tus conversaciones en español

Esto es motivo de estudio. ¿Por qué hay ciertas palabras alemanas que muchos españoles hemos integrado en nuestro vocabulario cuando hablamos español? Un ejemplo, Keller (trastero). Cuántas veces hablando con amigas que también viven en Alemania decimos Keller en lugar de trastero. Es más, hay veces que no somos capaces de recordar la palabra trastero. Otro ejemplo, Anmeldung (registro). Cuando llegas a Alemania lo primero que tienes que hacer es el Anmeldung.

No te extrañe si después de cuatro años diciéndolo y escuchándolo, ya no eres capaz de encontrar el significado en español. Además, lo conjugarás en modo español. Diciendo he ido a anmeldarme o ya estoy anmeldado. ¡Razones para preocuparse sin duda!

Comes, da igual el qué, a todas horas

Hasta que me vine a vivir a Alemania, yo tenía muy claro qué comer y a que hora. Hay unas reglas no escritas donde el desayuno es hasta las doce del medio día. (No están escritas pero muchos bares no te lo sirven más tarde). El almuerzo es hasta las cuatro o las cinco, dependiendo de las horas que cierren las cocinas (En Alemania las cocinas no cierran al medio día). Y la cena digamos que desde las nueve hasta las doce o la una, que vuelva a cerrar la cocina. En España nadie te mira mal si te pides una cerveza o un vino a la una del medio día. Pero si te mirarían raro si te pides un café.

Un síntoma evidente de que te estás alemanizando es que te apetezca un café a cualquier hora del día. Si además lo combinas con una sopa de verduras o un bocadillo de chorizo, he de decirte que creo que te hemos perdido.

Bebes vino mezclado con agua con gas

Viniendo de España, creo que lo más parecido a beber vino mezclado con bebida con gas será el calimocho. Quien más y quien menos se ha bebido uno o varios de vez en cuando. Pero a nadie se le ocurre pedirse uno cuando va a cenar a un restaurante.

En Alemania no es raro ir a cenar y que haya alguien, sobre todo suelen ser chicas, que se pidan un Weineschorle. O lo que es igual, vino (blanco) mezclado con agua con gas. Ya te advertí que esto era síntoma claro de que tu pareja es un alemán, 😉 y que echarle hielo al vino podría entrar a formar parte de tu vida.

Pues aquí damos un paso más y le echamos agua directamente. Si alguna vez has caído en la tentación de tomarte uno de estos Weineschorle, no me queda duda, te estás alemanizando.

Le deseas a todo el mundo que tenga un buen día

Vas a comprar el pan, al mercado o a tomarte un café. Una vez que pagas para irte, en Alemania es costumbre desearle que tenga un buen día (si es por la mañana) o una buena tarde o noche, a quien amablemente te ha atendido. (Si ha sido un sieso no). Ein schöner Tag noch, Ich wunsche Ihnen noch einen schönen Abend, etc.

Si cuando estás en España vas a hacer algunos recados y te despides diciendo “Que tenga usted un buen resto del día”, o “que tenga usted una buena tarde, o noche”. Ya sabes, un síntoma más de que este país está haciendo mella en ti.

Contestas al teléfono diciendo tu nombre y tu apellido

Otra costumbre muy alemana es la de contestar cuando te llaman por teléfono sin mediar más palabra que tu nombre. En mi caso, descolgar y decir: ¿Ana Sánchez? A mi me sigue resultando un tanto violento, así que suelo meter un Hallo primero para no ser tan directa. Aunque a quien te llame seguramente le de igual.

Haces tu cuenta a parte cuando vas a cenar con amigos

Sales a tomar unas copas y tu amigo se acerca a la barra para pedir por los dos. Ahí estás tu con tus cinco euros preparados para dárselos. Tu amigo te mira pensando, ¿a ésta qué le pasa? mientras que te dice: “no te preocupes, ya invitas tu a la siguiente”.

Lo mismo cuando vas a cenar y pides la cuenta. Mientras que alguien de vosotros calcula a cuanto salís por cabeza y dice: 20€ cada uno. Tú ya habías echado tus cuentas mentales en plan: “una hamburguesa doble con queso y dos cervezas y postre: 19,50€”

Ya lo estoy viendo, hay más de un alemanizado entre nosotros. Si te sirve de consuelo, yo misma me veo en muchos de estos casos. Y aunque creo que forma parte del proceso de integración, reconozco que me encanta cuando quedo con algún recién llegado y reconozco en él todo lo que yo hacía unos años.

Creo que tiene un encanto especial y que muchas de estas cosas son parte de nuestra cultura que me daría pena perder. Como lo del vino. Viiendo de Jerez, eso de echarle agua al vino sería imperdonable xD .

¿En qué notas tú que te estás alemanizando?

Si te gusta el blog y no te quieres perder ninguna entrada, escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te enviaremos cada nueva publicación. Además, recibirás totalmente gratis nuestro eBook con las preguntas más frecuentes sobre Elterngeld, Kindergeld, Elternzeit y Mutterschutz. ¡Gracias!

Tags:

10 comments

  1. Hola Ana, te ha quedado un post bien chulo! Tengo que confesar, que la mayoría de estas costumbres las tengo interiorizadas y me encantan. Por ejemplo, lo de la bici, además de super saludable y bueno para el medioambiente, sirve para ahorrar muchísimo dinero. Y lo de cenar temprano o quitarme los zapatos en casa, lo veo tan práctico, jeje

    Eso sí, hay otras “alemanadas” que odio con todas mis fuerzas, jaja, ¿qué es esa guarrería de los Schorle, por favor? Rebajar zumos o vinos con agua? Puagh!!! Y otra cosa a la que no me acostumbro ni queriendo, es la costumbre que tienen de que a las barbacoas cada uno lleva su carne. Me explico, las ensaladas, tortillas y demás, si se comparten en el grupo, pero la carne no??? Hay cosa más incómoda y violenta que levantarte a la barbacoa hacerte en exclusiva tus dos trocitos de carne, esperar a que se hagan y zampártelos tu solo? Además, ni te molestes en llevar 10 salchichas para todos, que nadie las va a tocar y te llevas las 8 salchichas que han sobrado en un taper para casa. ¡Pero qué cutres son a veces! Yo creo, que generalizando, se puede decir que los alemanes son muy individualistas, por eso, lo de compartir comida, no va mucho con ellos… ¿has probado a pedir raciones para compartir con tu suegr@? jajaja Sus caras son un poema!

    1. ¡Magnifico comentario Roseta!

      Llevas razón en que muchas costumbres que adoptamos ya como nuestras no son en absoluto malas. La bici a mi también me encanta y los horarios de comida también. Eso de almorzar ligero también lo veo super practico. O lo de hacer un desayuno fuerte el fin de semana y comer poca cosa al medio día para tomar una buena cena temprano por la noche.

      Lo de llevar tu propia carne a las barbacoas sencillamente genial. Hace tanto que no voy a una que lo había olvidado por completo!! Con tu permiso lo incluyo en el post porque una alemanada como esa no puede faltar.

      Lo de compartir comida es verdad que no les va nada. Se ponen nerviosos. Aunque en honor a la verdad mis suegros se hacen a todo y les gusta experimentar más que nada. (Cada vez que vamos a España se vuelven locos con las tapas) 😉 .

      Te mando un abrazo y de nuevo gracias por tu aportación! 🙂 .
      Ana

      1. 😉 Otro abrazo para tí Ana!

  2. No sé cómo será de distinto en España, pero aquí me tuve que acostumbrar a ser muy rápida en la línea de cajas del super. El que viene detrás tuyo sino te pasa con sus compras por encima

    1. Hola Magali,

      Pues en esto que comentas no me había fijado. Yo a los alemanes los veo muy ordenaditos esperando su turno para casi todo. A lo mejor depende del supermercado :).

      Un abrazo,
      Ana

      1. Esto también me pasa y no me gusta es que en casi en todos los supermercados me da estrés al llegar mi turno en la caja. Que si no soy rápida me atropellan con todo y carrito de compras!

        1. Hola Eli, ¡cuanta verdad! Lo del super es muy estresante. Yo al principio me agobiaba. Ahora ya llevo la estrategia pensada para cuando me toque. Una vez, en un Lidl o Aldi, la cajera me dijo que no me entretuviera a meter las cpsas en la bolsa sino que me las llevara al mostrados que suele haber junto al escaparate y que las metiera en bolsas alli. Ojiplática me quedé. Toda la vida yendo a comprar al super y entonces me enteré de la forma de proceder ;).

          Un abrazo,
          Ana

  3. Me encanta!!! Me encanta tu blog y me veo en TODO lo que escribes!!!
    Lo del agua con gas,los zapatos y desearle buen día a todos!!BUENÍSIMO!

    1. Hola Leti,

      jaja..me consuela saber que no soy la única!

      ¡Qué tengas un buen día! 😉

      Un abrazo,
      Ana

  4. Hola Ana,

    me encanta tu Blog!

    Leyendo esto, me doy cuenta que de verdad me estoy alemanizando…y mucho! será que acabao de cumplir tres años en Hamburgo y con pareja alemán.

    Lo de los zapatos lo llevo muy a raja tabla, no dejo que nadie entre en casa con zapatos, ni mis padres!

    y con mis Amigas españolas que viven aquí, ya ní me acuerdo como se llama Aguacate, siempre Avocado..

    me siento identifiada en casi todas la verdad..aunque si te digo la verdad me siento muy cómodas con todas ellas por lo que en general, las encuentro buenas costumbres.

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *