Su primer viaje en avión

su-primer-viaje-en-avión

Me encanta viajar. Creo que es la mejor forma de gastar el dinero. Nunca me he arrepentido de ninguno de los viajes que he hecho, sino todo lo contrario. Cada vez que llego a casa después de una temporada en algún otro lugar, vuelvo llena de energía e inspiración para comenzar nuevos retos. Ahora que soy madre, no quiero renunciar a nuestros viajes. Además, teniendo la mitad de la familia en España, lo de que mini C se subiera a un avión era sólo cuestión de tiempo 🙂 . Hoy te cuento su primer viaje en avión.

Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente. Mark Twain

Su primer viaje en avión lo hicimos cuando tenía dos meses. Yo aún le estaba dando el pecho y el vuelo duraba unas cinco horas con escala en Munich. La verdad es que había escuchado todo tipo de historias sobre la primera vez que un bebé vuela en avión, y tenía bastante curiosidad sobre como resultaría el experimento.

El vuelo fue todo un éxito. Mini C estuvo dormido practicamente todo el rato. Creo que ayudó bastante el hecho de que le diera el pecho tanto en el despegue como en el aterrizaje. Normalmente se queda un rato dormido cada vez que le doy el pecho y, si encima hay un poco de traqueteo (como en el avión), ¡pues mucho mejor!

Nosotros no facturamos el carrito para que así mini C pudiera estar en el cochecito durante el tiempo de la escala que hicimos en Munich. Esto es bastante práctico, ya que no tienes que tener al bebé en brazos o en la mochila todo el rato. Sin embargo también resulta un poco estresante, porque el carrito hay que entregarlo en la puerta de embarque antes de entrar al avión. Si vais dos adultos con el bebé no es ningún problema, pero si viajáis sólo un adulto con el bebé, mi consejo es facturar el cochecito y llevar al bebé en la mochila o en brazos durante el trayecto.

¡Y así fue su primer viaje! Y el primero también de nosotros como padres. La verdad es que cero complicado, por lo que os animo a todos a no renunciar a vuestros viajes.  Es mejor acostumbrar a los bebés desde el principio. Con la experiencia, me he dado cuenta de que cuando son así de bebés es cuando menos se enteran de que vuelan, ya que pasan mucho tiempo dormidos. Conforme se hacen más mayores se vuelven más inquietos y hay que desarrollar nuevas mañas para llegar al destino con éxito 😉 .

Y a ti, ¿qué tal te fue en su primer viaje en avión?

 

 

 

 

 

Tags:

4 comments

  1. Hola Ana! Acabo de descubrir tu blog y me encanta! También vivo en Hamburgo desde hace 3 años y ya tengo 2 niñas! Me siento muy identificada con todo lo que has dicho! Yo viajé sola con mi niña de 26 dias y fue una gozada!! Durmió todo el rato!! Lo peor es cuando crecen jajajaja! Estos años he aprendido a simplificar muchísimo y para viajar mis 2 niñas y yo solo llevamos una maleta grande. Lo del carrito yo siempre lo facturo pero lo entrego en la puerta del avión así puedo llevarla tranquilamente todo el tiempo de aeropuerto y ver tiendas tranquilamente.

    1. Hola Maria, muchas gracias por tu comentario 🙂

      ¿Qué llevas carrito de los de dos piezas o sillita? Nosotros hasta ahora teníamos sólo el carrito de dos piezas y ponerse a desmontar eso en la puerta del avión lo veo un poco estresante!

      En breve volamos de nuevo y Carlos ya tiene 7 meses… a ver cómo se porta! Ahora tenemos una sillita que llevaremos hasta la puerta del avión y la dejaremos en bodega. Ya os contaré si superamos la prueba con éxito xD !!

      Un saludo,
      Ana

  2. […] La primera vez que salí de vacaciones tras ser madre, fue cuando Mini C tenía tres meses. Una vez llegamos y aunque era el mes de octubre, hacía bastante calor y Mini C sólo quería comer. Ya fuera porque tenía sed, o porque extrañaba el entorno. Yo no perdía de vista a mi Mini más de una hora al día mientras Mr B disfrutaba tomando el sol o leyendo un libro plácidamente. (Ya sé que las comparaciones son odiosas). Como tenía un bebé casi todo el tiempo bajo el brazo, lo de ponerme a tostarme al sol no era la mejor idea. Así fue como seguí cultivando un blanco luminoso que arrastraba de todo el verano en Alemania y con un bebé recién nacido. […]

  3. […] te he contado cómo fue el primer viaje de Mini C en avión y los once trucos que he ido descubriendo para volar sola con un bebé. En estos dieciocho meses […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *