S.O.S: necesitamos un carrito doble

carrito_doble

Hace tiempo que quiero contarte todo lo que pasaba por mi cabeza respecto a este tema estando embarazada de Mini A, y cómo al final nos decidimos. Fue, sin duda, el mayor quebradero de cabeza de las últimas semanas. Y fuisteis muchas las que me echasteis una mano cuando os pregunté, contándome vuestra experiencia. Pues hoy os cuento yo la mía con el noble propósito de poder ayudar a quien esté en la situación que yo me encontraba hace unos meses. Hoy te explico nuestras razones para comprar un carrito doble, a pesar de no tener gemelos o mellizos. Y te razono por qué al final, dentro de otras posibilidades, terminamos comprando el Bugaboo Donkey 2.

S.O.S: necesitamos un carrito doble

¿Es realmente necesario?

Si eres de las que te pones a tener Minis sin mirar para atrás, seguro que te has planteado esta cuestión alguna vez. ¿Es realmente necesario? Acabo de comprar un carrito hace apenas un año y ahora tengo que comprar otro. Menuda ruina. Total, a lo mejor mi Mini mayor ya anda para cuando llegue el bebé, y él puede ir de pie junto a mí. O también subido en el patinete que nos han regalado. Además, tenemos una mochila o pañuelo portabebés. Podría llevar al bebé ahí y a mi Mini mayor en el carrito.

Estas son las reflexiones que pasaban por mi cabeza durante el embarazo de Mini A. Los básicos que sí necesita un bebé ya los tenía de cuando nació Mini C. Así que la principal cuestión se centraba en si la compra de un carrito doble era realmente necesaria.

Para decidirnos, empezamos a mirar si había algún carrito doble que nos convenciera. El principal problema de ser madre en Alemania y vivir en la ciudad es que, a menudo, vivimos en pisos sin ascensor. Esto implica que debes de dejar el carrito en el rellano de la escalera abajo (si los vecinos y el espacio lo permiten) o subirlo a pulso a tu planta (con el consecuente ahorro de la cuota del gimnasio.) Todo ventajas, como puedes comprobar. En nuestro caso, contábamos con la suerte de tener un trastero en la entrada del edifico, donde (menos mal) cabía cualquier carrito doble.

¿Cuál comprar?

La compra del carrito, cochecito o como dicen por aquí, Kinderwagen, es un básico entre los básicos. Será tus pies y tus manos cuando salgas a hacer recados o al médico (algo frecuente con Minis pequeños). Es una de las compras más importantes, por la frecuencia con la que lo usarás y los años. Además de que de baratos no tienen nada. Por todo esto, merece la pena pararse a pensar qué es lo que necesitas y cuál cumple vuestras expectativas, sin salirnos del presupuesto.

Joolz Day o Joolz Geo

Pros

Cuando Mini C era hijo único, teníamos el Joolz Day 1 y yo estaba encantada. Me encanta su diseño y sus posibilidades a la hora de personalizarlo. Pero además de eso, lo veo fácil de manejar (conduces con una mano sin dificultad) y de plegar. (Para meterlo en el coche). La barra que tiene, tanto en el capazo como en la sillita, se separa sólo de un lado (diferencia y ventaja respecto al Bugaboo), lo que hace también más fácil el maniobrar con una mano.

Contras

Una desventaja por la que algunos no lo compran, es que las ruedas son de aire y no de espuma. Con el riesgo de que se pinchen. A nosotros nos pasó. Pero el arreglo fue tan sencillo como arreglar el pinchazo de la rueda de una bici. Otro punto negativo es la cesta. Realmente pequeña. El modelo nuevo, el Joolz Day 2, ha mejorado en este aspecto y tiene un par de detalles que hacen el conjunto aún más coqueto. El capazo o Wanne queda a mejor altura que en el Bugaboo, donde es francamente bajo.

Una vez que nos multiplicamos de nuevo con la llegada de Mini A, desechamos la posibilidad de continuar con el Joolz. Lo primero, porque no había posibilidad de añadir un sitio, como sí hubiera ocurrido con el Joolz Geo. Sin embargo, esta posibilidad tampoco me habría convencido, ya que el capazo iría debajo de la sillita y no en paralelo. Es un invierno hamburgués, a temperaturas bajo cero como la de estos días, no me parecía la mejor opción.

Estuvimos mirando posibilidades entre Mountain Buggy y Phil & Teds. La desventaja de este último volvía a ser que uno de los niños paseaba a ras de suelo. Por lo demás, conozco a mamis que están encantadas con esta sillita. Ligera, fácil de manejar y más recogida que las que llevan a los niños en paralelo. Además, es fácilmente adaptable de carrito individual a doble. Por otro lado, es razonablemente económica en relación a otros carritos similares y bastante ligera y fácil de manejar en el día a día.

Mountain Buggy

Si tu requisito imprescindible es llevar a tus Minis uno junto al otro, entonces me atrevería a decir que puedes reducir la búsqueda de carrito a Mountain Buggy o Bugaboo Donkey. El primero tiene la ventaja de que en el espacio que un carrito normal lleva un bebé, tú llevas a dos. Esto significa que el espacio para ellos es más reducido también. Si tienes Minis tamaño alemán, puede ser que el capazo no le quede bien pasada la cuarentena, es realmente pequeño. Pero la sillita tiene la ventaja de que se tumba, dejando una superficie completamente plana para la espalda. Si el clima de aquí hubiera sido más cálido, quizá nos hubiéramos decidido por éste. Pero finalmente y como ya habrás visto, cayó el Bugaboo Donkey 2.

Bugaboo Donkey 2

Estoy encantada. Lo compramos a modo last minute, ya que tres o cuatro días después llegó Mini A. La pobre se ve que no se atrevía a salir hasta que el tema del carrito doble no estuviera solucionado. La principal ventaja comparativa que le veo con el resto, es que es un carrito que de doble pasa a individual y viceversa, reduciéndose o ampliándose según convenga. Ahora mismo, si voy con los dos Minis, lo llevo doble y ellos van en paralelo. Es ancho, pero cabe por todas las puertas que, de momento, nos hemos encontrado en el camino. Y tengo la tranquilidad de que es lo suficientemente robusto para proteger del frío y del viento. Si voy sola con uno de los Minis, se convierte fácilmente en un cochecito individual. Con la ventaja de que tienes una cesta al lado que, independientemente de si es lo más estético, te aseguro que práctica sí que es.

Un carrito doble para ahora y uno individual para después

Además, sigues teniendo una cesta abajo relativamente grande. Esto posibilita que, cuando Mini C se decida a ir más de pie y menos sentado a modo señor, podamos usar un patinete y llevarlo unido al carrito debajo del manillar. En este espacio es donde iría la Wickeltasche o bolso cambiador en la mayoría de los carritos. Como en el Bugaboo Donkey 2 tenemos la cesta de al lado y la de bajo para meter las cosas, podríamos prescindir de ella.

Ésta fue la razón que finalmente nos ayudó a decidirnos. Veíamos que este carrito doble era el que nos aportaba una solución no sólo a corto plazo, sino también a medio y largo plazo.

Más ventajas

Otra ventaja del Bugaboo Donkey 2 (es el modelo más reciente, de noviembre de 2017), es que las ruedas van rellenas de espuma y no de aire. Así, el riego de pinchazos desaparece. Es muy fácil de llevar. Algo importante teniendo en cuenta el peso que llevas con dos Minis y la compra abajo en la cesta. Y a la hora de desmontarlo para meterlo en el coche, es también relativamente fácil y bastante ligero. Eso sí, necesitas un buen maletero.

Y por último, la capota extensible. Esto quizá te parezca una tontería de primeras, pero a mí me resulta muy útil. Útil porque con el simple gesto de abrir una cremallera, estás extendiendo la capota hasta que ésta quede casi como una cápsula. Cuando hace sol, (no es nuestro problema aquí) o viento (esto sí) y llueve, tu Mini ni se entera.

Como ves, en la página web puedes comprar todo tipo de recambios y, según nos dijeron en el sitio donde lo compramos, el servicio posventa es de lo mejorcito en relación con otras marcas. Si estás pensando en comprar uno, te recomiendo que vayas aquí. A nosotros nos atendieron fenomenal y además, tienes la gran ventaja de que si viajas, te prestan la bolsa de viaje a cambio de dejar 50€ en depósito. (Luego los recuperas, una vez que lleves de vuelta la bolsa de viaje en perfecto estado). Para madres viajeras, como sé que hay más de una aquí, lo veo una gran ventaja.

Reflexión

Después de cuatro meses de doble maternidad y usándolo, ya ves que estoy encantada. Claro, hay que ver la situación de cada uno. Ya te comentaba que a menudo el problema que nos encontramos las madres en Alemania que vivimos en la ciudad, es que no contamos con ascensores y hay veces que hasta para llegar al portal de edificio tenemos que subir escaleras. Si este hubiera sido mi caso, probablemente no nos hubiésemos decidido por este cochecito y habríamos comprado uno más tipo Mountain Buggy. Al final, cada cual tiene que ver también sus circunstancias y pensar que esto es un artilugio para facilitarnos la vida, y no para amargárnosla.

Un aspecto que no debemos olvidar es el precio. Estos carritos cuestan un dineral, sí. Pero ten en cuenta una cosa. Es algo que usarás varias veces al día durante años. Y otra cosa, se venden estupendamente de segunda mano. Tanto si tu opción es comprarlo en el mercado de segunda mano (ahorrando fácilmente unos 500€), como si lo vendes ahí una vez que el tema “pon un Mini en tu vida” esté zanjado. Recuperar parte del dinero invertido es posible. Esto lo aplico a cualquier cosa de marca que compres y esté bien conservada. Haz de ebay Kleineanzeige y mami Kreisel tus mejores amigos, y recupera parte del dinero que has gastado. Facilitando además, que otras personas sigan dándole utilidad a tus cosas.

Bueno que, ¿te he convencido con mi razonamiento de por qué comprar un carrito doble? Imagino que depende mucho también del Mini mayor. Los hay que no son muy de carrito desde pequeños. ¿Tienes también carrito doble? ¿Por qué te decidiste por él? Me he dejado algún modelo o marca que merezca la pena?

Tags:

One comment

  1. Gracias por el libro!!! excelente fin y saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *