Respuestas a tus preguntas sobre el sistema sanitario alemán

sistema_sanitario_aleman

¡Hola de nuevo! Llevo unas semanas sin pasar por aquí y ya tenía ganas. Últimamente me resulta difícil sacar tiempo para el blog y esa es la razón de mi ausencia. ¡Pero aquí sigo! Y sin entretenerme más, entro de lleno en un tema que despierta mucho interés tanto para los que vivimos en Alemania como para los de fuera: el sistema sanitario alemán y sus principales características. Hoy te respondo las preguntas más frecuentes. ¡Allá vamos!

Sistema sanitario alemán

Tras más de cinco años viviendo en Alemania y, aunque nunca para nada grave, no son pocas las veces que he tenido que echar mano del sistema de salud de este país. Desde resfriados hasta pruebas médicas, pasando por los nacimientos de mis dos Minis. Hoy te comparto, desde mi experiencia, como funciona el sistema sanitario alemán y lo que debes tener en cuenta.

¿Quién debe de tener un seguro sanitario?

Todos debemos de contar con uno. La pregunta es ¿quien lo paga? Si cuentas con ingresos superiores a 450€, tienes obligación de tener un seguro. Cónyuges e hijos estarán automáticamente incluidos en tu seguro público si viven contigo. También si éstos cuentan con un Minijob (cuyo salario por definición no puede superar los 450€ y del cual no se pueden deducir los gastos del seguro público). Los jubilados derivan la cuota de su renta y para personas necesitadas o desempleadas, la Agencia Federal de Empleo asume este gasto.

Si estás pensando en venirte a Alemania y no sabes si tienes que pagar un seguro adicional, en principio la respuesta es No. Siempre que cuentes con la Tarjeta Sanitaria Europea (la azul que tiene una validez de dos años y que en Alemania es la cara B de tu tarjeta sanitaria). Esta tarjeta te dará un margen de tres meses en los que estarás cubierto si necesitas ir al médico. Después deberás hacerte con un seguro de salud si eres mayor de 26 años. Si eres menor y estás apuntado al paro, el Estado pagará por ti.

Características del sistema sanitario alemán

¿Existen los copagos?

En Alemania no hay un sistema de seguridad social público como el que por ejemplo tenemos en España (Seguridad Social). La sanidad está privatizada y esto implica que cada Praxis o clínica funciona como un negocio independiente del otro. No hay una base de datos común (tu historial médico lo debes de llevar de un sitio a otro cuando cambies de médico) ni una plataforma única en la que pedir cita online. Aunque el copago no existe como tal, sí hay casos en los que tendrás que hacer un pago fijo. Es el caso de los ingresos en el hospital (10 € al día en concepto de dietas hasta 28 días si tienes más de 18 años).

¿Hay distinción entre hospitales públicos y privados?

Los gastos sanitarios en Alemania están entre los más caros del mundo. Contar con un seguro de salud te dará derecho a usar la mayoría de los hospitales de Alemania, tanto públicos como privados. Así como a beneficiarte de precios más baratos, a veces incluso gratis, en las medicinas. Aunque no suele haber grandes listas de espera si tu caso urge, sí es posible que tengas que esperar hasta tres meses para una cita con el traumatología porque te moleste una rodilla.

¿Puedo elegir al médico que quiero que me atienda?

Otro punto importante es que tú eliges el médico. Y merece la pena tomarte tu tiempo, porque los hay de todo tipo. Aunque hay excepciones, la mayoría de los médicos atienden a pacientes de seguros privados y públicos. Pero ten en cuenta que en muchos casos los médicos tienen los cupos completos y sólo cogen nuevos pacientes. Si estas planeando ser madre en Alemania te interesa el caso de muchos pediatras, que sólo aceptan a recién nacidos.

Además, hay Praxis (centros donde pasan consulta varios médicos) que cuentan con sus propios aparatos de diagnóstico (como los usados para hacer radiografías, ecografías, resonancias y mucho más). Las esperas son así mucho menores, ya que no te derivan a otro centro (al que tendrás que llamar para pedir cita) para hacerte las pruebas y volver a llevarlas a tu médico. Aún así hay centros que están hasta arriba y si no urge tu problema, puede que te den una cita en tres meses.

Si has vivido en España, estarás acostumbrado a pedir cita en tu médico de cabecera para contarle lo que te pasa y que sea éste quien te derive a un especialista. En Alemania esto no funciona así. Si te duele una rodilla o tienes un lunar que te gustaría que revisaran, puedes buscar un traumatólogo o dermatólogo de confianza y solicitar cita sin pasar por ningún otro trámite intermedio.

¿Seguro público o privado?

¿Cuál es la cuota?

En Alemania no todo el mundo puede elegir. Y digo esto porque en España, muchos cuentan con un seguro privado además del público obligatorio (éste último se paga en España sí o sí, a no ser que seas funcionario). En Alemania debes de contar con unos ingresos superiores a una cierta cantidad (ronda los 50.000€) para poder optar a un seguro privado. Y si contratas un seguro privado, no tendrás que seguir pagando el público. La cuota mensual que debas pagar a razón de contar con este seguro privado, dependerá de los riesgos que tú como paciente supongas. Al contrario que si contratas un seguro público, cuya cuota dependerá de tus ingresos. Concretamente, el 15,5% de tu sueldo bruto irá destinado a tu seguro de salud público. Esto significa que si contratas un seguro privado siendo joven y sano como una pera, la cuota del seguro privado puede ser mucho más baja que la del seguro público. Aunque al ser un porcentaje dependerá de tus ingresos. La parte que tú, como trabajador por cuenta ajena, debes pagar es un 8,2%. El resto hasta llegar el 15,5% lo paga tu empresa. En el caso de trabajar por cuenta propia (si eres autónomo) tendrás que pagarlo tú todo. A no ser que prescindas del seguro por enfermedad. En ese caso, tendrás que pagar menos (el 14,9% de tu sueldo bruto).

Si tras hacer cuentas compruebas que pagas más por tu seguro público que lo que pagarías por uno privado, puedes cambiarte siempre que tu sueldo supere una cierta cantidad (los 50.000€ aprox. de los que te hablaba antes). Y ojo, porque una vez que salgas del sistema público de salud alemán, no podrás volver a entrar tan fácilmente en él. Es decir, no puedes cambiar del seguro privado al público tantas veces como quieras. Y la cuota del seguro privado subirá notablemente en relación al público conforme vayas cumpliendo años.

¿Cómo quedan mis hijos asegurados?

Los hijos que tengáis tú y tu pareja deberán ir incluidos en el seguro de alguno de los dos. Sobra decir que si los incluyes en un seguro privado, el precio a pagar será mayor que si los incluyes con el que cuente con un seguro público. Pero hay veces que esto no lo puedes elegir. Si el progenitor que mayores ingresos tenga, es además el que cuenta con un seguro privado, todos los hijos que tengáis irán automáticamente a formar parte de este seguro, aumentando por ello considerablemente su cuota.

¿Hay diferencia en las coberturas?

Por último, mientras que en los seguros públicos las coberturas suelen ser muy similares, en los seguros privados hay diferencias entre unos y otros. Como el tener el derecho a una habitación individual en un hospital, a ser tratado por el médico jefe o Hauptartz o conseguir tratamientos “gratis” por los que en otras compañías tendrías que pagar. Así, puede ser que una compañía pague algunas cosas que otra no asuma. Además, si llamas a un médico para pedir cita y dices que tu seguro es privado, conseguirás cita mucho antes. Como paciente de un seguro privado, eres tú quien tiene que abonar las facturas cada vez que vayas al médico y esperar a que tu seguro te las abone posteriormente. En el caso de las compañías de seguros públicas, son ellas las que hacen el abono de las facturas directamente al médico.

¿Quién paga las recetas?

En Alemania son pocas las medicinas que consigues en una farmacia si no cuentas con receta (Rezept). Incluso el Ibuprofeno de 600 mg no lo puedes comprar sin receta (el de 400 mg sí). Y esto es porque para la mayoría de los medicamentos en Alemania existe la prescripción obligatoria (Verschreibungspflichtig). Una vez que cuentas con una receta del médico, el paciente con seguro obligatorio tiene que realizar un pago suplementario (Zuzahlung) de un 10% del precio del medicamento a partir de 5€, pero nunca más de 10€. Sin embargo, si eres paciente por un seguro privado, el importe que tengas que pagar en medicinas depende de las condiciones de tu contrato con la compañía de seguros. Analgésicos suaves, antigripales o productos alternativos son de venta libre y los seguros no suelen pagar por ellos.

¿Algún otro seguro obligatorio?

El sistema sanitario alemán obliga a tener un seguro asistencial a todo aquel que tenga un seguro de salud. La cuota supone un 1,7% del salario bruto y cubre los cuidados de enfermería por accidentes graves, enfermedades (a partir de la séptima semana), invalidez o vejez.

¿Te has quedado con dudas sobre el sistema sanitario en Alemania? Déjalas en los comentarios y las iré respondiendo.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *