Poner pendientes a las niñas: ¿sí o no?

poner_pendientes_a_las_ninas

Viviendo en Alemania, a lo mejor has reparado en el hecho de que la mayoría de las niñas y prácticamente ningún bebé, llevan pendientes. ¿Qué motivaciones hay detrás de un hecho tan común en otras culturas como es el de poner pendientes a las niñas? ¿Por qué los alemanes no le quieren poner pendientes a sus bebés? Si te has estrenado en esto de la maternidad en Alemania , seguramente te lo habrás planteado alguna vez. Yo me lo planteé en su momento con Mini A y hoy te explico cómo tomé la decisión.

¿De verdad es tan malo poner pendientes a las niñas?

Podría ponerme a escribir lo que he estado leyendo de otras madres. Cosas como que poner pendientes a las niñas es una forma de abuso infantil o que en Reino Unido están recogiendo firmas para que se prohiba. O incluso que lo de poner pendientes a las niñas, no es más que otra de las cosas que hacemos los padres para satisfacer nuestra vanidad. Sin embargo, mis motivaciones van por otro camino.

Como sabéis los que me leéis regularmente, soy española. En España antes hacia los agujeros a los bebés dentro del hospital. Horas después de nacer. Ahora ya no lo hacen, pero es poco común ver a un bebé niña sin sus pendientes.

Mi experiencia

Una tradición

La verdad es que, antes de vivir en Alemania, nunca me planteé esto de ponerle pendientes a las niñas. Viviendo ya aquí y aún sin Minis en el horizonte, me llamaba la atención la cantidad de niñas que no llevan pendientes.

Sin embargo, prácticamente todas las mujeres alemanas que conozco tienen agujeros en las orejas y lucen orgullosas sus pendientes. Entonces me pregunté, ¿en qué momento ocurrió? ¿Quién lo decidió?

¿Por qué ponerle pendientes a una niña?

Estando embarazada de Mini C, estuvimos ya viendo algunas Escuelas infantiles. (Sí, en Alemania es normal buscar plaza de guardería antes de que nazca el bebé. En esta guía rápida sobre maternidad en Alemania te lo cuento, entre otras muchas más cosas). También puedes visitar esta otra entrada sobre cómo funcionan las guarderías en Alemania.

Bueno a lo que íbamos. Me llamó la atención que allí sí que vi a algunas niñas con pendientes. Tedrían unos 4 ó 5 años. La profesora que nos estaba enseñando el centro nos comentó – sin que nosotros le preguntásemos – que aquella niña ese día estaba muy contenta porque le habían puesto pendientes. Para mí aquello en ese momento no significó nada. Pero es una situación que se quedó en mi cabeza guardada. Un tiempo después, me quedé embarazada de Mini A, y entones fue cuando me empecé a plantear – en serio – que debía hacer.

Dónde y cómo hacerlo

En Alemania y según seguidoras del blog, no hacen agujeros para pendientes en las farmacias. Al contrario de lo que pasa, por ejemplo, en España. Si quieres ponerle pendientes a tu hija, lo primero es pedir cita en el pediatra. Allí te recetan unos parches y una crema anestésica que tendrás que ponerle media hora antes de la cita para los agujeros. Esta cita (bueno, no sé si va por cita realmente), la puedes pedir en tiendas especializadas en pendientes y bisutería (como Bigritte Bijou).

La otra parte

Ya sabes que Mr B es made in Germany. Nacido y criado en Alemania. Aún recuerdo cuando, teniendo aún una relación a distancia, veía a mis sobrinas bebés con sus perlas y flipaba. Con esto en la cabeza, un día le saqué el tema para averiguar qué pensaba sobre ponerle pendientes a las niñas. Me sorprendió que dejara la decisión en mis manos y tras esta respuesta, me lo replanteé todo. Por primera vez fui consciente de que realmente era una opción como cualquier otra. No tenía que seguir haciendo lo que parece estar preestablecido.

Mis razones

El final de la historia lo sabéis aquellos que nos seguís, Mini A tiene un año y medio y sigue sin pendientes. No es que yo me negase tajantemente a ponérselos. Simplemente, durante el embarazo en Alemania lo dejé un poco en el aire y una vez que le dimos la bienvenida a Mini A, no vi la necesidad.

Para mí, ella era perfecta tal cual. Y lo sigue siendo, ojo. No veía el momento de ir a no sé muy bien donde, para que le hicieran unos agujeros en las orejas. Provocándole, además, dolor. No vi la necesidad ni la veo ahora. Pero no porque vea un abuso en ello. Sino porque no veo razones para hacerlo. No encontré una razón que me convenciera de hacerle los agujeros para ponerle pendientes siendo un bebé.

Sin embargo, la idea de que un día me lo pida, sí que me llama la atención. (Porque creo que lo pedirá. Es muy presumida). Y entonces ese día buscaremos el sitio y buscaremos los pendientes. Y la acompañaré a que se los haga. Le va doler igual. (Porque eso que dicen de que a los bebés no les duele, como que no me lo creo mucho). Pero será su deseo y entonces sí habrá una razón de peso para ello.

La tarea de ser padres

Hay muchas decisiones que tomamos por nuestros hijos cuando son pequeños. Religión, colegios, educación… Por supuesto, todas tomadas con nuestra mejor intención. Les elegimos la ropa que se ponen, la alimentación que siguen o los centros educativos que visitan. También las actividades extra escolares en las que participan. Forma parte de nuestra responsabilidad como padres tomar este tipo de decisiones. Obviamente pensando en lo mejor para ellos, dentro de la situación de cada familia. Y lógicamente, como humanos que somos, nos podemos equivocar y seguramente nos equivocaremos. Pienso que al final lo fundamental es meditar lo que hacemos, las decisiones que tomamos y el por qué las tomamos. En este caso yo decidí no ponerle pendientes a mi hija. Pero eso no implica que esté en contra de ponerle pendientes a las niñas. Sólo significa que yo no lo he hecho y, de momento, estoy satisfecha con la decisión.

¿Qué piensas tú sobre este tema? ¿Le has puesto pendientes a tus hijas? ¿Qué motivos te llevaron a hacerlo?

Si te has quedado con ganas de más, sigue nuestro día a día en el perfil de Instagram de Myspanishsoul. Y también en Facebook ;). Y si no quieres perderte ninguna entrada, escribe tu dirección de correo electrónico y te enviaremos cada nueva publicación. Además, recibirás totalmente gratis nuestro eBook con las preguntas más frecuentes sobre Elterngeld, Kindergeld, Elternzeit y Mutterschutz. 

Gracias!

Tags:

8 comments

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Mi hija tiene dos años y vivimos también en Alemania. Prefiero que sea ella la que decida si los quiere o no. Mis padres hicieron lo mismo con mi hermana y conmigo y en España… Imagina el conflicto para la abuela, tías abuelas y demás hace 30 años. Y además todas las niñas en el colegio tenían. Ahora tengo tres agujeros en las orejas… Jajaja. Con respecto al dolor, evidentemente les duele. Supongo que se ha dicho que no, para que las madres no tengan sentimiento de culpa o algo. Pero realmente les duele y además hay estudios que hablan de su repercusión futura, al no saber aún distinguir los tipos de dolor y las causas. Pero evidentemente cada madre /padre es libre de decidir que hacer con sus hij@s. Saludos desde Berlín! 🙂

    1. Hola Ana, muchas gracias por tu comentario.

      Mi sensación es que cada vez haz mas padres que posponen esto de hacerles agujeros a sus hijas para cuando ellas puedan pedirlo. Aunque también hay quien dice que cada vez hay mas padres en Alemania que lo hacen…no se yo. Al final lo importante es que cada cual se quede satisfecho con la decision que haya tomado.

      Saludos de vuelta para Berlin!

      Un abrazo,
      Ana

  2. Yo me crié en Alemania pero como nací en España ya los llevaba incorporados. Mis hermanas nacieron allí y en vacaciones en España se los pusieron. En Alemania entonces a esas edades no los ponían en ningún sitio. A nosotras no nos miraban raro.
    Yo sí los pondría porque sinceramente me daría pánico hacerlo de mayor. De hecho a mi hija se los puse y menos mal porque ahora no se haría ni loca porque le da pánico pero le encanta llevar pendientes igual que a mí.
    Y cada vez más hay niñas pequeñas que llevan pendientes.
    Pero eso al fin es una decisión personal.

    1. Hola Paqui, muchas gracias por tu comentario.

      Al final nos podemos equivocar haciendo una cosa o la contraria. Lo mismo algún día me dice Mini A que por que no se los hice de bebe, que así por lo menos no tendría que ser consciente del dolor. Quien sabe!

      Me alegro que en tu caso tus padres acertaran con su decisión 🙂 .

      Un abrazo,
      Ana

      1. Hola Ana, este post da refleja la cultura alemana de respetar al otro, sea quien sea. Los pendientes como la ropa que usan son decisiones que toman los padres hasta que puedan decidir por si solos.
        Otro tema son las fotos en redes sociales, algunos publican cada minuto del niño sin recordar que eso quedara por siempre, aun cuando el niño sea grande: que pasará si el no esta de acuerdo con compartir su vida on line?
        Se que uno siendo inmigrante, quiere compartir el crecimiento de su hijo diariamente, yo prefiero enviar fotos por WhatsApp a publicarlas en Facebook.
        Mi caso con los pendientes es al reves: de bebe me hicieron los agujeritos (en Argentina se hace, aun, en bebes) y yo no uso aros: de hecho me criticaban porque no usaba aros con la excusa de que ya tenia los agujeros!
        Hace 30 años que no uso aros y aun tengo las marcas en mis orejas… A lo que voy es que hay que pensar muy bien antes de tomar una decisión sobfe nuestros hijos en lo que respecta a cosas “superficiales” como son los pendientes o redes sociales.
        Saludos desde Hamburg!

  3. ¡Hola Ana!

    Me parece un tema muy curioso que no me había planteado antes de vivir en Alemania. Cuando nació nuestra peque, mucha de nuestra gente en España nos decía “cuando vengais, le vais a poner aquí los pendientes, ¿no? Como si se diera por sentado que, al ser niña, tuviera que llevarlos.

    Sin embargo, cuando estaba embarazada y hablé de ello con una amiga alemana, me miró horrorizada porque no entendía por qué quería hacer daño a mi bebé.

    Tanto a mi pareja como a mí nos parece algo que puede esperar así que, si algún día nuestra peque quiere unos pendientes, la acompañaremos gustosos a hacerse los agujeros. Pero, de momento, tiene las orejillas sin nada y, la verdad, es que me encanta. De hecho, creo que se me haría muy raro verla con un par de pendientes 🙂

    ¡Un abrazo!

  4. Yo lo hice (viviendo en España) exactamente así. Quería esperar el momento que mi hija los pidiera. Y así fue y pusimos los pendientes cuando ella tenía 4,5 años. Llevaba como un año pidiéndoles. Y tan valiente fue y tan orgullosa estaba enseñandolos a todo el mundo.
    Dicen que al ponérselos de bebé, a veces no pillan bien el sitio en los lóbulos o los lóbulos crecen todavía (a partir de edad preescolar ya no tanto). Y es cierto..llevo fijandome en las señoras españolas y hay muchas que tienen los pendientes no en sitios mut óptimos del lóbulo

  5. Hola. Yo soy mexicana y vivo en Alemania desde hace 4 años. Tengo una hija de 15 meses, que nació en Alemania. En Mexico aún se perforan los lóbulos de la oreja a las niñas en el hospital. Y aparentemente nadie tiene objeción. Es cómodo porque no hay que decidir. Simplemente es así. Al estar en Alemania embarazada me dio tristeza saber que mi hija no podría llevar aretes inmediatamente. A mi me encanta usar aretes. Lo comenté con mi esposo alemán y se espantó de enterarse de esa práctica tan salvaje que tenemos en Mexico. Desde que nació mi hija ya ni he pensado en eso y me siento más tranquila de que no traiga aretes y tener que cuidar que no se lastime o se le infecte o los pierda. Y no me ha interesado buscar dónde le perforen los lóbulos porque no podría verla llorar por un capricho mío. Mejor esperar a que ella desee tenerlos.
    Me gustó mucho tu publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *