Evitar las estrías durante el embarazo

estrias-durante-el-embarazo

El tema estrías durante el embarazo es uno de los “daños colaterales” más comunes de esta etapa. A diferencia de muchos de los cambios que tu cuerpo experimenta durante este tiempo, las estrías cuando aparecen llegan para quedarse. Aunque hay tratamientos que ayudan a disimularlas, aún no conozco ninguno que las quite por completo. Es por ello que la importancia de su prevención es clave para evitarlas. Si temes a las estrías tanto como yo, no te preocupes. Siendo un poco disciplinada conseguirás salir victoriosa de ellas 😉 .

Cómo evitar las estrías durante el embarazo

¿Qué son las estrías?

A estas alturas, seguro que ya sabes de lo que estamos hablando. Las estrías son unas antiestéticas marcas en la piel que suelen aparecer durante el embarazo. También es probable que te hayan visitado durante tu adolescencia. Otra etapa de la vida en la que el cuerpo experimenta numerosos cambios en un espacio corto de tiempo. Las zonas más frecuentes son la barriga, los glúteos y piernas, y el pecho.

Incluso antes de quedarme embarazada, ya les tenía un poco de pánico a las estrías. Un componente importante relacionado directamente con la probabilidad de que aparezcan estrías durante el embarazo, es el genético. Si tu madre o tu hermana ya han tenido que lidiar con este problema, ponte alerta.

Las estrías durante el embarazo aparecen como consecuencia de la falta de flexibilidad de la piel cuando ésta comienza a estirarse en determinadas zonas. Lo mejor que podemos hacer para evitarlas, es tener la piel muy bien hidratada.

La clave: la hidratación

Seguramente sabes que una parte muy importante de la hidratación de la piel viene en lo que comemos y bebemos. Independientemente de las cremas que uses. Es por eso que es muy recomendable beber de dos a tres litros de agua al día. Esto se vuelve más importante conforme más avanzado esté el embarazo, ya que beber mucha agua te ayudará a retener menos líquidos y a estar menos hinchada en la recta final. (Esto lo experimento en mis propias carnes ahora que estoy embarazada de siete meses en el mes de julio y a 35 grados de temperatura de media). Ten siempre un vaso lleno de agua allí donde estés. Bebiendo un vaso cada hora, estarás bebiendo lo suficiente para mantenerte bien hidratada.

Además de beber agua y tomar mucha fruta y verdura, mantener la piel hidratada por fuera también ayuda. Para ello puedes aplicarte aceites o cremas dos veces al día. Es importante que empieces pronto, mejor desde el primer mes de embarazo, para ir preparando así la piel.

Aceites y cremas

A mi me regalaron varios al principio del embarazo de Mini C. Uno de Frei, otro de Bellybuttom y otro de Clinique con extracto de eucalipto que olía genial. Sinceramente, no creo que haya mucha diferencia en el efecto que hacen, pero sí en su precio. Así que dejo en tus manos la elección.

Ahora en este segundo embarazo, he descubierto otro, el Bio Oil. Aplicándote uno de estos aceites en la barriga, caderas y muslos por la mañana, después de la ducha, estarás asegurándote que tu piel se mantiene hidratada (que no pringosa) durante todo el día. Por la noche, antes de irte a dormir, puedes repetir la operación o ponerte crema Nivea de la lata azul de toda la vida. Esta crema tarda más en absorberse por lo que puedes aprovechar si lees un rato en la cama para ponértela y esperar a que se absorba.

Una desventaja que descubrí tras el embarazo de Mini C es el olor que esta crema deja en la ropa. Ahora en verano me da mucha pereza pringarme tanto con el calor, así que por la noche sigo usando aceites que se absorben antes y me resultan más agradables de poner. Esto ya es cuestión de gustos. Lo importante es que siempre que notes picor en la barriga te pongas algo de crema o aceite. Esta suele ser una señal de que la piel está estirando.

En definitiva, hidrata tu piel dos veces al día, bebe de dos a tres litros de agua (también puede ser té) diarios o un vaso cada hora, y toma frutas y verduras frescas regularmente. Siguiendo estas tres sencillas rutinas estarás asegurándote no sólo una piel libre de estrías sino también una piel bonita y luminosa.

Así me libré de las estrías durante el embarazo de Mini C y espero salir airosa también de éste. Aunque reconozco que ahora con un bebé ya en casa llego tan cansada a la cama que la pereza para seguir estas rutinas me puede más de una vez.

Y tú, ¿tienes alguna otra recomendación para evitar las estrías durante el embarazo?

 

Tags:

4 comments

  1. Qué bien lo has explicado! En mi caso también he tenido suerte con la genética, porque no me han salido. Eso sí, para mí la preferida es la NIVEA de caja azul. Sí, la más pringosa del mundo y la que más tardar en la absorción, pero me le echaba por la noche y así me aseguraba que me hidrataba durante toda la noche. Mil muasss. Por cierto ¡qué bonita barriga!

    1. Hola Nuria, ¡a ver si en este segundo embarazo sigo teniendo tanta suerte! La verdad es que imagino que es normal pero este tipo de detalles los estoy cuidando mucho menos. Con mini C la vida me da para lo básico y cuando llega la noche me da pereza hasta ponerme el pijama.. ¡Un besote hermosa!

  2. Pues sí, hidratarse es muy importante. Dicen que hay un componente genético etc. Pero una de las cosas también muy importantes es: NO subir mucho peso de golpe.

    Eso es lo que genera muchas veces estrías durante el crecimiento por ejemplo, o cuando se engorda porque sí. Pues en el embarazo, con más motivo. No hay que hacer dietas, ni de coña, pero sí controlar un poco los caprichos y la alimentación para no ganar demasiado peso ni muy rápido. Lo ideal es ganar entre los 9 y 15kg, considerando que el primer trimestre no se coge mucho y el último se coge más.

    Yo no tengo ni una sola estría en la barriga. Pero en los pechos sí me salieron en el primer embarazo, a pesar de agua, cremas, aceites y de todo. Fue mucho crecimiento de golpe.

    En el segundo embarazo si he bebido agua (cuando he podido, porque el primer trimestre hasta el agua me daba asco…). Pero las cremas se me olvidaban a menudo, y no tengo estrías nuevas. Pero claro, en ambos embarazos, incluso al final del embarazo (con abrigo) la gente no se daba cuenta que estaba embarazada xDD

    1. Gracias Taisa, ¡bien apuntado!

      Por supuesto que para el tema de las estrías (y otras muchas cosas) influye si subes 12kg o 20kg. Lo mejor es, como dices, controlarse los caprichos y no dar rienda suelta a la mantequilla o la Nutela por aquello de que estás embarazada. Se agradece después en la recuperación.

      Otro detalle es el de no centrarse en la barriga sino también en caderas, muslos, pecho y todo lo que aumente de tamaño. A mi por ejemplo me aumentó mucho el pecho con la subida de la leche y, aunque pensé que me habían salido estrías, al final fue una falsa alarma. En fin, a ver qué tal salimos de este segundo embarazo ;).

      ¡Un abrazo guapa!
      Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *