Embarazada, ¿y ahora qué? (Parte II)

ecografía_embarazo

En el post anterior os contaba algunas de las primeras cosas a tener en cuenta una vez que descubres que estás embaraza. Siguiendo en esta línea, hay dos aspectos que también son muy importantes durante el embarazo: la alimentación y el ejercicio físico.

 

Podemos curarnos en salud y dejar de comer todo aquello que escuchemos, o no tomarnos todo al pie de la letra y simplificar usando el sentido común.

Escucharás que no se debe comer atún por el mercurio, sushi por el anisaki, cerveza y vino por razones evidentes, el café o el té por la cafeína y teína, la Coca Cola por la misma razón. el Poleo Menta, los embutidos y el jamón por la toxoplasmosis, algunos tipos de quesos por estar hechos a base de leche no pasteurizada, carnes poco hechas tipo hamburguesas o chuletones tampoco por la toxoplasmosis, la miel

Si eres de las que disfrutan comiendo rico y variado, esto te habrá dejado un poco desanimada. Normal. Yo me negaba a restringir tanto mi dieta, cuando en la mayoría de los casos no hay evidencias que prueben que estos alimentos perjudican al bebé o a la madre, así que opté por simplificar y utilizar el sentido común. Lo primero que hice fue consultar a mi ginecóloga y ella me recomendó evitar el alcohol y cualquier producto hecho con leche no pasteurizada. Nada de prohibirme el jamón (no he pasado la toxoplasmosis) o el sushi. Hay que comer productos de calidad, eso es evidente.

Si quieres comer jamón, asegúrate de que esta curado y cuanta mejor calidad tenga, más rico estará y mejor le sentará a tu bebé. Con el sushi pasa exactamente lo mismo. Lee bien las etiquetas de los quesos, ya que no porque parezcan curados significa que estén hechos de leche pasteurizada. Ante la duda, mejor evítalo.

En cuanto al alcohol, tengo muchas amigas en España a las que sus ginecólogos no les prohiben tomarse una copa de vino de vez en cuando. Yo opté por no beber nada, ya que tampoco me suponía un esfuerzo tan grande.  Al final son sólo nueve meses y la sensación de no tener resaca aún acostándote tarde no tiene precio 🙂 . Se trata de cuidarte y de seguir sintiéndote bien. Bastantes cambios lleva ya consigo un embarazo como para hacerlo nosotras mismas aun más complicado.

Cuídate haciéndote smoothies de verduras y frutas a media mañana o a media tarde. Esta es una solución ideal si no eres mucho de comer fruta, como es mi caso. Yo suelo mezclar espinacas frescas con zumo de naranja, una manzana, un kiwi, un poco de jengibre y un ramito de cilantro, aunque hay infinitas posibilidades. Estos batidos te ayudarán a mantener digestiones ligeras y a “matar” el hambre entre horas, además de que son una fuente diaria de vitaminas y nutrientes para ti y tu bebé. Las espinacas te aportan hierro, nutrientes que a veces suele flaquear durante el embarazo. Si tienes dificultades para ir al baño, entonces ya si que no tienes excusa para probarlos.

Beber agua es siempre recomendable pero durante el embarazo mucho más. Te ayudará en las digestiones y evitará que retengas líquidos. Intenta beber un vaso de agua cada hora. Si lo consigues, estarás bebiendo unos tres litros de agua al día. Eso es salud para ti y tu bebé.

En cuanto al ejercicio físico, si has practicado deporte regularmente antes de quedarte embarazada, no existe ningún problema en que continúes haciéndolo. Escucha a tu cuerpo, que ahora está trabajando a toda máquina. No lo fuerces y haz cuantas pausas sean necesarias durante tus ejercicios. Conforme tu embarazo vaya avanzando, puedes apuntarte a clases de yoga y pilates para embarazadas, así como aquagym. Estos ejercicios te vendrán muy bien para trabajar la flexibilidad y la respiración, además de preparar tu suelo pélvico para el parto. Y para que no haya excusas de ningún tipo, te alegrará saber que tu seguro médico (Krankenkasse) pagará una parte de uno de estos cursos anualmente.

¿Te ha sido de ayuda este post? ¿Cómo te cuidas tu durante el embarazo?

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *