Educar niños bilingües

educar_niños_bilingües

Muchxs de nosotrxs, padres y madres en Alemania, nos encontramos ante el mismo reto: educar niños bilingües. Pero, ¿cómo se hace eso? Enseñar algo que tú mismx no has aprendido puede resultar abrumador en un principio. Es por eso que hoy tenemos el placer de tener en el blog a Marcela Fritzler y a Claudia Demkura. Dos expertas en esta materia que vienen dispuestas a resolvernos muchas dudas. 

Marcela Fritzler es madre de tres hijos, argentina y experta en ELE. Vive en Israel desde hace casi 23 años y es docente, profesora y formadora de ELE para niños, adolescentes y adultos.

Claudia Demkura es madre de dos hijos, argentina experta en lengua de herencia y estimulación musical temprana. Es docente, profesora y formadora de ELE para niños y adolescentes. Y también de música y movimiento para niños, adolescentes y adultos.

Educar niños bilingües

Si planeas tener hijos en Alemania o vives en un país que no es el tuyo y te imaginas teniendo familia allí, lee con atención lo que nuestras expertas vienen hoy a contarnos.

 ¿Qué factores hay que tener presentes para completar con éxito la tarea de criar a nuestros hijos en el bilingüismo?

Los factores principales para el desarrollo de un bilingüismo duradero, son principalmente la creación de un vínculo afectivo con la lengua desde el primer contacto, tiempo de exposición  y posibilidad de interacción con pares.

¿Desde su nacimiento hasta qué edad se considera que podemos empezar a educar niños bilingües?

La mayor facilidad de aprendizaje se encuentra en los niños hasta los ocho años. Sin embargo, esto no quiere decir que un niños más grande no llegue a ser bilingüe, sino que habrá que trabajar más para ello.

¿Recomiendas que un progenitor hable un idioma con si hijo que no sea su lengua materna? Por ejemplo, un segundo idioma como el inglés.

La transferencia lingüística generada desde la memoria afectiva y la propia herencia suele ser más efectiva en la adquisición de una lengua minoritaria en los niños. Cómo lo hacemos, es un trabajo de perseverancia y creatividad. Una labor factible desde la negociación familiar y teniendo los objetivos muy claros para los progenitores.

En el caso concreto de leer cuentos, ¿puede repercutir negativamente que leamos cuentos a nuestros hijos en una lengua que no sea la nuestra materna?

Leer nunca puede ser perjudicial. Lo importante sería qué leerles, cuáles son los temas, qué contenidos, principios vamos a transmitirles, cuándo y en qué circunstancias lo hacemos… La lectura es todo un libro en el tema de la lengua de herencia.

En familias donde uno de los progenitores sea alemán y el otro de habla hispana, ¿qué idioma recomiendas que se hable entre los progenitores, considerando que viven el Alemania?

Aumentar el tiempo de exposición es importante en el caso de las lenguas minoritarias, sin embargo, cada pareja debe encontrar la situación de lenguaje que mejor la represente y con la que todos se sientan más cómodos.

¿Y si alguno de los progenitores aporta una tercera lengua? Por ejemplo madre hispana, padre italiano, y todos viviendo en Alemania.

Todo depende del método de aprendizaje que la familia quiera adoptar, no existen reglas únicas y no todos los métodos se adecuan a todas las familias.

¿Hasta cuántos idiomas dirías que es capaz de aprender un niño de forma natural?

Es imposible generalizar, ya que depende mucho de las condiciones de cantidad de horas de exposición, posibilidad de interacción y necesidad de comunicación en cada lengua. En Suiza donde existen cuatro lenguas oficiales, es muy normal que los niños crezcan hablando por lo menos tres idiomas.

Es normal que los niños que se crían en varios idiomas tarden más en hablar, ¿a partir de cuándo nos deberíamos preocupar?

Este tema es muy sensible para todos los padres. Cada caso es especial y es imposible generalizar. Las fases que atraviesa un niño en la adquisición de la lengua transitan de lo pasivo a lo activo, de la recepción a la creación, en las que tanto la personalidad del niño como la de sus padres, junto con el contexto y el input recibido, cumplen un papel primordial en este proceso.

¿Cómo debemos actuar cuando nuestro hijo nos responde en el otro idioma? (Yo le hablo en español y él me responde en alemán).

Como hemos comentado, la transferencia lingüística brindada en el ambiente familiar es la fuente primordial en la lengua de herencia, aunque no la única. La comunicación desde la tolerancia y el afecto le harán sentir satisfacción personal a los niños bilingües, confianza en sí mismo y autoestima, a pesar de que los primeros años sea un panorama difuso para todos.

En una familia donde ambos progenitores son de habla hispana y viven en Alemania, ¿de qué forma pueden apoyar a sus hijos para que acaben siendo bilingües en alemán?

Ya sea Alemania, Israel, Suiza u otro país en la que el español sea una lengua minoritaria, es imprescindible enriquecer el input desde todos los ángulos posibles.  Favorecerle el contacto con el idioma de sus progenitores, acercarse/lo a actividades con la comunidad de origen, abrirse al bilingüismo como riqueza cultural, como puerta al futuro, como puente a la interculturalidad. Son elementos que nunca crearán conflictos en un niño, más bien construirán puentes.

Para las familias que se van de Alemania a vivir a otro país y que no cuentan con progenitores alemanes, ¿qué les recomendarías para que sus hijos no pierdan lo que aprendieron de alemán?

Existen siempre grupos de juego, de música, de cuentacuentos para niños pequeños a los que se puede acceder. En el caso de los más grandes, las películas, los libros, los vídeos, siempre que sean adecuados a la edad y los intereses de los niños, pueden ser de una gran ayuda. Todo contacto con la lengua y la cultura son sin lugar a dudas, un aporte para el desarrollo de la misma.

 ¿A partir de qué edad podríamos decir que un niño ya no olvidará el alemán, en el caso de mudarse a vivir a otro país donde no se use este idioma?

Nuevamente es imposible generalizar. Existen casos de adultos nativos que al pasar muchos años en otro país sin contacto con su lengua materna, pierden competencia comunicativa en la misma. Otros en los que han sido expuestos en edades tempranas a una lengua por un par de años, para luego tener contacto con la misma nuevamente a la edad adulta, y sin embargo han recuperado su competencia lingüística en un 100%. En definitiva, lo que tratamos de desarrollar es gusto por la comunicación en todas las formas posibles que podamos encontrar, porque eso nos acerca como seres humanos y nos brinda la posibilidad de crear un mundo más tolerante.

Un placer haberos conocido un poco más de cerca Marcela y Claudia. Y muchísimas gracias una vez más por haber arrojado un poco más de luz en la tarea de educar niños bilingües. Para las que queráis saber más, Marcela y Claudia estarán en Berlín el próximo 6 de octubre en una Jornada Didáctica ELE para niños. Y si Berlín se os queda lejos pero os interesa el tema o tenéis más preguntas, también podéis contactarles en este correo electrónico: ele.cap.int@gmail.com  .

Mi experiencia personal al educar niños bilingües

Personalmente, en casa seguimos el método de que cada uno de nosotros (los progenitores), hablamos con nuestros Minis en nuestra lengua materna. Es decir, yo en castellano y Mr. B en alemán. Además, intentamos apoyar el castellano con una Escuela Infantil bilingüe española alemana. Aunque Mini C es aún pequeño (acaba de cumplir dos años), observamos que habla en ambos idiomas (mezclando palabras de uno y de otro) y no necesariamente menos que otro niño que esté creciendo con una sola lengua y de su misma edad.

En casa se habla alemán. Yo hablo con ellos en castellano sin importarme donde estoy. En el caso de estar rodeada de personas que no nos entienden, tengo la precaución de traducir al alemán para intentar no incomodar a nadie. Siempre me han recomendado hablar únicamente en mi lengua materna con mis hijos y mantenerme perseverante en ello para no confundirles. De momento, no nos planteamos introducir una tercera lengua.

Mini C a menudo contesta en el idioma que se le habla. Pero si me contesta en alemán, le traduzco lo que ha dicho al castellano y sigo como si nada.

¿Cuál es tu experiencia con el bilingüismo?  ¿Cómo reaccionas ante estas situaciones que a todas nos pasan? Me encantaría leer alguna mami (¡o papi!) con Minis ya crecidos y que nos cuente un poco su experiencia 🙂 .

Si te gusta el blog y no te quieres perder ninguna entrada, escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te enviaremos cada nueva publicación. Además, recibirás totalmente gratis nuestro eBook con las preguntas más frecuentes sobre Elterngeld, Kindergeld, Elternzeit y Mutterschutz. ¡Gracias!

Tags:

10 comments

  1. Hola Ana! Como siempre muy fan de todo lo que escribes.

    Aunque nuestro mini M es todavía enano, yo intento hablarle siempre en castellano y Caro siempre en alemán. Pero entre nosotros hablamos en inglés, así que cuando estamos los tres juntos a veces es un poco lío.

    Habrá que esforzarse para estimular bien el castellano y el alemán en casa.

    Un abrazo.

    Pepe

    1. ¡Hola Pepe! Una alegría leer tu comentario como siempre.+

      Pues yo creo que lo estáis haciendo muy bien. Tengo muchas amigas en la misma situación y de momento les va funcionando. Quizá tardan un poco más en arrancar a hablar que cuando tienen sólo dos idiomas pero seguro que al final se animan 😉 .

      A mí me ha parecido muy interesante el ejemplo del post en el que se dice que en Suiza muchos niños crecen hablando tres idiomas. ¡Qué envidia más grande la mía! Aunque es también un gustazo poder darle esta oportunidad a nuestros Minis…

      ¡Un abrazo enorme para Berlín!

      Ana

  2. hola!!!! mi chiquiton tiene 9 meses y nuestra casa en la torre de babel, su papa es persa aleman y le habla en persa, yo colombiana le hablo en español, sus tios y abuelita paternos le hablan en aleman y persa. parece q responde a cada uno de nosotros pero sus tres palabras son en español: mama, papa y teta. y en casa se habla español (me siento mas comoda) no se como terminara esto. pero intentamos mantenernos una persona 1 idioma, en 2 años les contare como resulta.

    1. Hola Angélica, muchas gracias por tu comentario.

      La verdad es que tu Mini se está criando en un ambiente de lo más internacional. ¿Imagino que cuando vaya a la Kita ésta será alemana? Yo creo que así tendría los tres idiomas (español, persa y alemán) cubiertos. ¡Seguro que funciona! Y qué alegría para tu chiquitín aprender sin esfuerzo estos idiomas…

      ¡Ánimo y ya nos cuentas qué tal va saliendo!

      Un abrazo,
      Ana

  3. Hola, Ana:

    Me ha parecido muy interesante la parte en la que las entrevistadas mencionan que lo importante para retener una lengua es que la persona tenga vínculos afectivos con ella.
    Me ha recordado el caso de un amigo alemán, cuyo padre es italiano y cuya madre es española. Su lengua materna es, por supuesto, alemán; pero entre italiano y español, tiene mucha más competencia en el primero que en el segundo, y esto siempre me había resultado muy interesante porque la diferencia es abismal. Hoy lo he entendido: su vínculo afectivo con Italia y con su padre es mucho mayor que el que tiene con el entorno de su madre.

    Por nuestra parte, nosotros hablamos en casa exclusivamente español, en la Kita les hablan en inglés y en alemán y ellas mezclan encantadas los tres idiomas, pero no hablan ninguno. Yo tengo que reconocer que no respeto mucho lo de hablar solo español -me puede el gozo de ver de vez en cuando cómo me entienden en otro idioma-, pero confío en su plasticidad cerebral y espero no causarles ningún trauma.
    Cuando empiece a ver que el alemán predomina frente al español (cosa con la que cuento) contraatacaré con la artillera más pesada.

    Enhorabuena por tu inestimable labor y tus superaportaciones. No dejes de iluminarnos el camino.

    Un besito,

    Isabel

    1. Hola Isabel, ¡muchísimas gracias por tu aportación!

      Qué alegría me da leer las experiencias de cada una.

      La verdad es que yo tampoco sabía que la adquisición de una lengua estaba relacionada con el vínculo afectivo. En tu caso, como me comentas que en casa habláis principalmente español y en la Kita alemán e inglés, imagino que la lengua que empezarán a dominar serán el castellano. Aunque estoy segura de que terminarán hablando las tres.

      Yo el día que vea que el alemán le está ganando al español, los apunto a clases de lectura y redacción en castellano (jajaja).

      Un besote hermosa
      Ana

  4. Hola Ana,
    Lo primero decirte que me encanta tu blog,
    Mi peque ha empezado con sus primeras palabras hace un par de meses y a pesar de que pasa casi todo el tiempo conmigo ya que todavía no le quiero llevar a la Kitta, sus primeras dos palabras han sido Ja y Nein. Pero me maravilla como entiende perfectamente los dos idiomas, a pesar de que con mi marido por trabajo pasa menos tiempo y con la familia paterna también ya que no vivimos en la misma ciudad. Es genial ver el proceso la verdad y como van evolucionando. Lo del vínculo afectivo lo he observado también en amigos de diferentes nacionalidades con sus hijos de habla alemana, se inclinan más por el idioma con el que se identifican por papá o mamá. Yo le hablo solo español pero tengo que reconocer que alguna palabra alemana se me escapa, porque hay algunas que son muy apañadas y que no hay una traducción exacta jeje…Y mi marido ya es más constante, pero antes le hablaba a veces en Español porque veía que la peque reaccionaba más a ese idioma. Y en casa mezclamos bastante Alemán y Español, es que yo me he vuelto muy vaga y respondo directamente es Español jeje
    Tengo ganas ya de que hable un poquito más!
    Un saludo desde Berlin

    1. Hola Rosalia, ¡gracias por contarnos tu experiencia!

      La verdad es que a mi también me maravilla la facilidad que tienen para aprender. Además yo con Mini C ya veo que distingue entre quienes hablan con él castellano y quienes hablan con él alemán. Por ejemplo con mis padres es raro que le salga algo de castellano.

      Me alegra que esté funcionando bien lo del bilingüismo en casa y que te encante el blog! 😉

      Un abrazo desde Hamburgo,
      Ana

  5. Hola¡¡¡ yo le hablo español 100% a mi hijo que ya tiene 3 años y medio. Si papá es alemán así que ovbio le habla alemán pero nosotros los papás hablamos inglés…aunque mi marido trata de alemanizarme yo tengo la cabeza dura y me ha costado el idioma. Ya llevo 1,7 años aca , en Elmshorn.
    Mi hijo entiende todo en ambos idiomas y creo que también entiende inglés pero habla alemañol..pobrecito aún no separa los idiomas . Empieza en alemán una frase y la termina en español. Ahora nació mi hija hace poco ( 6 semanas) y vamos a ver que tal habla :).
    Hasta ahora mi hijo en el kindergarten como en la tagesmutter es tu lo alemán así que se desenvuelve super bien, pero aunque en el futuro yo hable mejor alemán seguiré hablando con mis enanitos español en casa porque me daría mucha tristeza que ellos no hablen o entiendan mi idioma..Si viene mi familia a visitar o nosotros vamos ..tienen que sociabilidad:)
    Un abrazo
    Carola

    1. Hola Carola, gracias por contarnos tu experiencia.

      Y por supuesto, ¡enhorabuena por tu maternidad!

      ¿Qué tal estáis? Seguro que ahora mismo intentando llegar a todo como podéis. Paciencia y ánimo.

      Respecto al bilingüismo, creo que es normal que vuestro pequeño aun no diferencia bien entre ambos idiomas. Considerando además que entre vosotros (la pareja) habláis inglés.. Te animo a seguir inculcándole tu idioma y tus costumbres, seguro que te lo agradecen cuando sean mayores.

      Un abrazo,
      Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *