Desmontando algunos mitos en Alemania

mitos_en_Alemania

Una vez más, me uno a una Blogparade. En esta ocasión es nuestra querida Rocío Villar de Romundeando la que se ha animado a organizarla. El tema sobre el que escribimos esta vez es mitos en Alemania. Y yo hoy me he propuesto desmontar algunos de ellos. ¿Qué hay de cierto en la imagen estereotipada que muchos tenemos de los alemanes al aterrizar en estas tierras? Durante los años que llevo viviendo en Hamburgo, me ha dado tiempo a conocer a muchos alemanes, tanto del norte como del sur. Como siempre que escribo una entrada de este tipo, me gusta dejar claro que aquí no se habla de nadie en particular, sino de percepciones en general. Todo esto es muy subjetivo y lo que escribo lo baso en mi experiencia. Sobra decir que cada individuo es diferente y que me gusta analizar este tipo de cosas siempre desde el respeto. ¡A ver qué te parece!

Desmontando algunos mitos en Alemania

Los alemanes son fríos

Si comparamos un alemán del norte con un andaluz, no me queda más remedio que afirmar que los primeros son más fríos (distantes) que los segundos. Sin embargo, personalmente y alejándonos de comparaciones, no diría que los alemanes son fríos. Para mí, una persona fría es aquella que ni siente ni padece. Dependiendo de la zona de Alemania en la que vivas, es posible que te cueste más o menos esfuerzo entablar amistades con alemanes. Ya escribí hace algún tiempo sobre el reto que supuso para mí hacer amigos en Alemania. Dependerá también del nivel de alemán que manejes y del tipo de ciudad en la que vivas. Pero una cosa si te puedo afirmar por propia experiencia, una vez que consigas entablar una amistad con un alemán, ésta será sincera y duradera.

Son más de fiar que en otros sitios

Nunca diría que un alemán es más de fiar que un español o un chileno, por poner un ejemplo. Aquí se cuecen habas como en todos sitios. Con esto quiero decir que aquel que crea que en Alemania una palabra tiene más valor de lo que podría tener en otro sitio, se equivoca. Durante este tiempo he visto que se han prometido cosas que no se han cumplido porque no estaban firmadas. A todos los niveles. La experiencia me ha demostrado en numerosas ocasiones que aquí hay que atar los cabos como lo harías en cualquier sitio, ni más ni menos.

No se meten en tu vida ni les gusta cotillear

Para mí el mayor mito en Alemania, sin duda. Y es que creo que en general tendemos a pensar que los alemanes van a lo suyo y no se meten en tu vida. Gran error. Yo he trabajado en España y en Alemania y a nivel de compañeros hay cotilleos en los dos sitios por igual. Donde sí que veo una diferencia, es entre personas que no se conocen. En España, si alguien ve que estás aparcando, lo normal es que no le de mayor importancia. En Alemania, dependido del grado de aburrimiento de la persona en cuestión, es posible que se pare a observarte y no precisamente para ayudarte. Observará con atención la maniobra sólo para dejarle una nota a los coches colindantes en el caso de que los roces. Esto lo he vivido en primera persona y me costó salir de mi asombro. Ejemplos de este tipo tengo como para escribir un libro. Pero para no repetirme le puedes echar un vistazo a esta entrada sobre vecinos impertinentes, también en Alemania.

Prefieren vivir de alquiler

Tradicionalmente, pienso que ha habido más cultura del alquiler de lo que probablemente ha habido en países como España. Sin embargo, también observo que aquellos que se ven viviendo en una misma ciudad por un largo periodo de tiempo, invierten en vivienda. Del mismo modo que aquellos que consiguen ahorrar, también apuestan por invertir en ladrillo.

Los alemanes son más eficientes

Realmente no sé esto de donde sale, pero no estoy para nada de acuerdo. Puede ser que sea coincidencia, pero después de casi seis años y de haber trabajado con alemanes, rusos, latinoamericanos, españoles, italianos, franceses y un largo etcétera. En absoluto diría que los alemanes trabajan de forma más eficiente que los demás. Hay mucho alemán perdiendo el tiempo en la oficina, como gente de cualquier otro país, ni más ni menos. Vamos, que si algún día tuviera que contratar a gente para un proyecto, no me decantaría más por alemanes que por gente de cualquier otra nacionalidad.

Se emancipan antes

Esto sí que es una realidad, si lo comparamos con España. Pero hay que puntualizar. Aquí ayuda, y mucho, la situación económica del país. No sólo prestaciones como el Kindergeld (ayuda económica por tener hijos a tu cargo) suponen un empujón para aquellos que, cumplidos los dieciocho años, continúen sus estudios. Sino que el sistema educativo alemán facilita en algunos casos el estudiar y el trabajar al mismo tiempo. Por ejemplo, a través de un Duales Studium. También es bastante normal encontrar trabajando a estudiantes como Werkstudent. Todo esto hace que no necesites que tus padres te financien una vida fuera de casa si quieres seguir estudiando (pero fuera de casa de tus padres). El hecho de que la tasa de paro sea prácticamente inexistente también facilita mucho este tema.

Es una sociedad más avanzada

Primero tendríamos que ponernos de acuerdo en determinar qué entendemos por una sociedad avanzada. Para mí, un rasgo que una sociedad avanzada tendría que tener es mayor igualdad de oportunidades para todos. Tanto entre hombres y mujeres, como entre personas de diferentes procedencias. Me encantaría contarte que es así, pero honestamente no lo pienso. No veo que haya mayor igualdad aquí que en España (hablo de España porque es lo que conozco). Sí hay más ayudas económicas para el cuidado de los hijos o para quedarte en casa un año cuidando de tu bebé, por ejemplo. Aunque no tengo claro que esto nos guíe hacia una sociedad con mayor igualdad.

Por otro lado, abrirse camino como extranjero en Alemania no es fácil. Por muchos estudios que tengas y mucho alemán que hables, lo más probable es que tu camino tenga muchas más piedras que el de un autóctono.

La bajas maternales son mayores que en España

Esto es un mito como una casa. La baja maternal en Alemania es lo que aquí se conoce como el Mutterschutz y dura ni más ni menos que catorce semanas. Seis semanas antes de la fecha prevista de parto y ocho semanas después de dar a luz. Lo que la mayoría de las madres en Alemania hacemos, es tomar una excedencia por maternidad. Esto es lo que se conoce como Elternzeit y puede compartirse entre ambos progenitores. Es otro mito en Alemania lo de que hay bajas por paternidad de meses. Error y de los gordos. Lo que hay son excedencias remuneradas. Lo que significa que te quedas en tu casa un mínimo de dos meses y un máximo de doce meses cobrando parte de tu sueldo. Y esto, como en otros sitios, unas empresas lo ven mejor que otras. (Aunque saltos de alegría no he visto aún que den en ninguna). Desde julio de 2018 hay cinco semanas de permiso por paternidad en España. Cobrando el 100% de tu sueldo. En Alemania hay derecho a un día de permiso por paternidad, y eso es todo.

¿Qué te ha parecido este ejercicio de desmontar mitos en Alemania? ¿Te he descubierto alguno? ¿Se te ocurren algunos más?

Si te gusta el blog y no te quieres perder ninguna entrada, escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te enviaremos cada nueva publicación. Además, recibirás totalmente gratis nuestro eBook con las preguntas más frecuentes sobre Elterngeld, Kindergeld, Elternzeit y Mutterschutz. ¡Gracias!

 

Tags:

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *