Cómo evitar la mastitis durante la lactancia

cómo_evitar_la_mastitis

Es la pesadilla que toda madre que da el pecho quiere evitar. A lo largo de los meses que estuve dando el pecho y gracias a todos los trucos que me contó mi matrona, conseguí evitar tener una infección de estas características. Hoy quiero compartir contigo cómo evitar la mastitis durante el embarazo.

Las mastitis son una inflamación en los conductos mamarios que transportan la leche. Esta inflamación se produce por una infección provocada por la acumulación de leche en una zona concreta del pecho durante varios días. En Alemania se conoce como “Milchstau” (atasco de leche) a la primera fase de una mastitis. No llega a ser una infección aún sino un atasco de leche. Lo notarás porque hay una zona que te duele y está más dura que el resto del pecho. Además, puede que te den unas décimas de fiebre. Si notas estos síntomas habla con tu matrona cuanto antes, ella mejor que nadie te sabrá indicar lo que debes hacer.

En este post te explico cómo evitar la mastitis siguiendo unas sencillos trucos:

Utiliza varias posturas para dar de mamar a tu bebé. Si el bebé siempre mama de la misma posición, siempre vaciará las mismas partes del pecho mejor que otras. De esta manera estarás aumentando el riesgo de que se produzcan atascos de leche (Milchstau) en zonas concretas, corriendo el riegos de infectarse y desembocar en mastitis. Una forma sencilla de evitarlo es colocando a tu bebé en diferentes posiciones mientras que le das el pecho. De este modo, en cada toma vaciará el pecho de una manera uniforme.

Aplica frío después de dar el pecho a tu bebé en las zonas que notes dolor o enrojecimiento. La forma más fácil de hacerlo es con bolsas de gel que habrás refrigerado previamente en tu congelador. Déjalas durante unos minutos en la zona que lo necesite. Así estarás favoreciendo que baje la inflamación y notarás un alivio inmediato.

Hazte un pequeño masaje en el pecho antes de empezar a dar el pecho a tu bebé. De esta manera estarás avisando a tu cuerpo y la leche saldrá con mayor facilidad. Esto también es un buen truco si tienes grietas, ya que el bebé tendrá que hacer menos esfuerzo al principio para que la leche comience a salir.

Estos rutinas son sobre todo importantes al principio, mientras que se establece la lactancia. Se regula la leche que tú produces en función de la que toma tu bebé. Si estás seis meses dando el pecho no pienses que tendrás que hacer todo esto durante los seis meses.

¡Espero haberte resultado útil! Al principio puede que se te haga un mundo pero cada día irás notando los avances para mejor. ¡Cuéntame tus trucos sobre cómo evitar la mastitis! ¿Cómo está siendo tu experiencia en este mundo de la lactancia?

 

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *