Bañar a un bebé en Alemania

bañar_a_un_bebé_en_Alemania

Si conoces a alguien que haya dado a luz en Alemania, quizá hayas oído ya eso de que a los bebés no se les baña a menudo ni se les pone crema hasta pasadas unas semanas. Y es que, si en general hay muchas diferencias culturales entre alemanes y españoles, todo lo que tiene relación con bebés no iba a ser menos. Bañar a un bebé en Alemania puede convertirse en toda una experiencia, sobre todo si te ves bañándole en un cubo como me pasó a mí.

Claves para bañar a un bebé en Alemania

Espera a que se caiga el cordón umbilical

Mi experiencia, es que aquí no lavan a los recién nacidos en el hospital. Sólo les pasan una toalla muy suave para quitarle el exceso de esa grasa blanca (vérnix caseosa o Käseschmiere, como se dice en alemán) con la que nacen. ¿Y qué pasa con las arruguitas que se le forman en los brazos o piernas? ¡Ahí sigue habiendo restos de esta grasa! Irá desapareciendo conforme vayan pasando los días, ¡haz la prueba si no me crees!

El primer baño no te lo recomendarán hasta que al bebé no se le haya caído el cordón umbilical. Ya te contaba en un post anterior que en Alemania tienes la posibilidad de que una matrona venga a casa cuando necesites durante las primeras semanas de vida de tu bebé. Ella se encargará de cuidar que la caída del cordón umbilical lleve su curso. Además, también te ayudará a bañarlo las primeras veces si así se lo pides.

Nada de bañarlo todos los días

Ni todos los días ni un día sí y otro no. En Alemania te recomiendan bañarlo máximo una vez a la semana durante los primeros tres meses.  Una vez que el bebé haya cumplido los tres meses, podrás bañarlo de dos a tres veces a la semana (o menos).

Sin champú ni gel

Ni siendo específicos para bebés. Es recomendable no usar ningún producto adicional, sólo agua tibia. La razón es que el champú o el gel eliminan la capa de grasa protectora de la piel, pudiendo derivar en una piel seca o irritable.

Tampoco colonia

A lo mejor has visto alguna vez peinar a un bebé y a continuación ponerle un poquito de colonia, para que huela bien. Si te ven hacer eso aquí, probablemente se caiga de espaldas más de uno. Si no puedes evitarlo y quieres que tu bebé huela a colonia, mejor ponérsela sólo sobre la ropa.

¿Y no huele mal?

No sólo no olerá mal sino que olerá bien, ¡a bebé, vamos! Como te decía, tras unos días la grasilla blanca se habrá absorbido y tendrá una piel completamente limpia. Un bebé bebe leche y duerme, principalmente. Yo tampoco lo tenía muy claro al principio eso de que el bebé estuviera bien sin bañarle a menudo, pero hice la prueba con mini C y repetiré con la número dos.

Además, que no le bañes no quiere decir que no le des con una toallita mojada en agua calentita antes de ponerle el pijama por ejemplo. Por supuesto, es decisión tuya.

¿Dónde se bañan?

Esto es lo más curioso de todo. Puedes comprar la típica bañerita con un soporte para dejar caer el cuerpecito de tu bebé mientras lo bañas. O puedes hacerte con un cubo (Badeeimer en Alemán) diseñado especialmente para bañar a bebés. Sí sí, lo has entendido bien. Puede ser que te veas comprando un cubo para bañar a tu bebé en Alemania. ¿Y por qué iba yo a comprar un cubo? Pregunta lógica donde las haya.

Los bebés recién nacidos llevan nueve meses dentro de la barriga de su madre y no están acostumbrados a tener mucho espacio a su alrededor, sino todo lo contrario. Es en base a este mismo razonamiento por lo que es común que los recién nacidos duerman mucho mejor en un Pucksack (o arrullo, un saquito que se ajusta al tamaño de tu bebé de manera que se quede apretadito dentro), que en un saco de dormir normal. Aquí te dejo unas fotos de los que yo usé con mini C para que te hagas una idea. Como me los prestó una amiga y ahora no los tengo, me he vuelto a comprar el mismo arrullo y saco de dormir porque terminé encantada con ellos.

 

Pucksack
Pucksack
Schlaftsack
Schlafsack (Saco de dormir para bebés)

 

 

 

 

 

 

 

 

A los bebés recién nacidos la bañera, por pequeña que ésta sea, les puede resultar demasiado grande e insegura las primeras veces. Sin embargo, un “cubito” de éstos facilita que el bebé se siente, estando sumergido en agua (hasta la altura de los hombros más o menos), recordándole las últimas semanas en la barriga de su madre. Además, para aquellos que no tengáis mucho espacio en el baño, este cubo ocupa mucho menos sitio que una bañera. También facilita la tarea de bañar al bebé una única persona, ya que el bebé aguanta mejor erguido en un cubo que en una bañera.

Seguramente no te haya convencido del todo la idea del cubo para el baño. No te culpo. A mí al principio tampoco. Aunque lo de que le recordara el vientre de su madre (el mío en este caso) me animó a hacer una prueba. Lo que menos me gusta de esta forma de bañar a los bebés es que claro, por algún sitio hay que sujetarlos. Nosotros bañamos a mini C las primeras veces con la matrona y ella nos indicó la mejor forma de hacerlo. Es decir, sujetándole la cabecita mientras que el cuerpo de tu bebé permanece sumergido en el agua. (Véase la foto). Verás que gracioso y quietecito se queda.

Pues ya conoces mi experiencia sobre bañar a un bebé en Alemania, Y tú, ¿cómo te apañas?¿Conocías la técnica de bañar a los bebés en cubos? ¿Te animarías también a probarla?

 

Tags:

2 comments

  1. Me encanta seguir aprendiendo con tu blog. No tenía ni idea de lo del cubo, de nuevo me dejas pizcueta. Pero sinceramente aunque tiene toda la lógica del mundo, como casi todo lo alemán, ya me daba miedo bañar al pezote en una bañera normal, con que sujetarle la cabeza así me da repelús!. Pero eso soy yo que soy una cagona…

    1. Hola Nuria,

      gracias por tu comentario 🙂

      Te entiendo que te de repelus, yo porque la matrona nos ayudó las primeras veces que si no… lo que pasa es que sí que es verdad que me gustaba verle tan relajadito…modo ZEN total.

      Una vez que se sujetan la cabeza ellos solos es más fácil, ya que se quedan que parecen buditas. Además el cubo parece que no pero ¡da para bañarlo ahí dentro unos cuantos meses!

      Al final compramos una bañerita también pero apenas la usamos… ¡imagino que será a lo que cada uno se acostumbre!

      Un abrazo!
      Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *