Madre en Alemania en invierno: cinco básicos

madre_en_Alemania_en_invierno

Última semana de febrero y amanecemos a menos cinco grados con todo nevado. ¡Ay que largo se me está haciendo este invierno! Porque una cosa es ser madre en Alemania y otra, es ser madre en Alemania en invierno. ¡No tienen nada que ver! Lo de pasar las tardes en el parque, si es invierno, no funciona. No para mí, desde luego. (Y para Mini C tampoco, que se me encarama al cuello). Así que, si lo tuyo son las temperaturas templadas pero no te queda otra que lidiar con el frío alemán, no hibernes cual osa polar. Mejor hazte con alguno de estos básicos de supervivencia de una madre en Alemania. ¡Ya me contarás si te funcionan!

Madre en Alemania en invierno: cinco básicos

Guantes para carrito o Handwärmer für Kinderwagen

Aunque me he estado negando durante meses, al final me rindo a la evidencia. Esto es un Must have si eres de dar paseos y quieres conservar tus dos manos para cuando entre el buen tiempo. Si has llegado a ese punto de rojez en las manos en el que literalmente no te las sientes, creo que llegó el momento de hacer la inversión.

La ventaja no es sólo llevar la manos abrigadas. Sino que tú ya sabes que en medio de un “relajante” paseo por la ciudad o el parque con tu Mini, puede pasar que a éste se le ocurra tirar al suelo el gorro, los guantes, o cualquier otra cosa que tenga a su alcance. También tendrás que buscar la cartera en tu bolso para pagar los cuatro recados que saliste a hacer. O te llamarán al móvil. Para todas estas tareas, los guantes nunca serán tus aliados. Además, lo de mirar los Whatsapps o grabar una Storie con guantes es algo que en pleno siglo XXI aún no es posible. ¿Alguien me lo explica? Por todo esto me digo a mí misma y a ti, que estás leyendo con atención y estás tan harta del invierno como yo, pon unos guantes para el carrito en tu vida.

Soporte para el paraguas o Kinderwagen Schrimhalter 

Este artilugio me lo ha descubierto una amiga hace poco y no veo el momento de hacerme con él. En un sitio donde llueve o nieva la mayor parte del año, eso de dejar inutilizada una mano para sujetar el paraguas no puede ser. Máxime cuando ya necesitas al menos otra mano para empujar el carrito. Este soporte para paraguas que se ajusta al manillar del carrito será tu mejor aliado del invierno. Y del verano, que aquí en verano también llueve. Con él no sólo recuperarás la mano que tanto has estado echando de menos, sino que estarás cubriendo a tu Mini mayor, ése que quizás lleves en el patín que tanto usan las madres en Alemania y que va sujeto a la estructura de la ruedas de tu sillita de paseo.

Piel de cordero o Lammfell

Este básico está pensado más para tu Mini que para ti. Pero tú ya sabes que lo que le haga bien a tu Mini te repercute positivamente, así que ganáis los dos. Esta piel de borreguito que se ve mucho por aquí, facilita que tu Mini vaya abrigado y a la vez que no sude. Este material consigue equilibrar la temperatura corporal de tu bebé, ya que es transpirable. Un gran invento si tenemos en cuenta que a menudo en la calle estamos a bajo cero y al entrar en un café casi nos da un golpe de calor por la subida de las temperaturas.

También lo tienes en saquito.

Protector de lluvia o Regenschutz

Este básico viene de serie con los carritos, y no es casualidad. Al menos aquí, es uno de los accesorios que más utilizo, ya que no sólo protege de la lluvia sino también del viento. Es un rollo lo de ponerlo, y sobre todo quitarlo cuando esta mojado, pero mejor que se moje el plástico que tu Mini. Las telas de muchos carritos ya vienen preparadas con materiales repelentes a la humedad. En cualquier caso, a mí me gusta llevarlo si sé que estaré mucho tiempo en la calle.

Pasamontañas para Minis o Schalmütze

Reconozco que esta prenda me ha ido conquistando conforme han ido pasado los meses. Al principio del invierno, me parecía mucho más mono eso de ponerle su gorrito y su bufanda a Mini C. Como si decorara un muñeco de nieve cada mañana. Sólo me faltaba ponerle la zanahoria en la nariz. Pero una vez que te metes en la rutina y cuentas las veces que le pones y le quitas la bufanda y el gorrito diariamente, pienso que el pasamontañas es la solución a nuestros problemas.

En primer lugar, de un movimiento ya le has puesto las dos cosas. En segundo lugar, esto no se lo quita Mini C tan fácilmente como el gorro o la bufanda. Y por último, creo que es más abrigado en general, ya que la zona del pecho y el cuello esta protegido “sin fisuras”. Igual que la parte de los oídos. Los hay de algodón, de lana o de este material tan querido aquí que es el Wolle Seide.

Pues hasta aquí el Kit de supervivencia de una madre en Alemania en invierno. Espero que te haya gustado y que, sobre todo, te sea útil. Si tú ya tienes otros Must have fichados y no los encuentras en la lista, comparte tu sabiduría 😉 .

5
Tags:

2 comments

  1. ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog y te agradezco mucho toda la info que facilitas. Estoy a punto de tener a mi primer bebé y andaba como loca buscando el saquito de borreguito hasta que te he leído. ¡¡¡Gracias!!! Un abrazo desde Hannover 😉

    1. ¡Hola Mayte!

      Pues no sabes lo que me gusta haberte ayudado.

      El saquito de borreguito de Christ es el que estoy usando yo ahora con Mini A y de momento estoy encantada. Menos mal que lo compré porque con este frío si no no me habría atrevido a sacarla a la calle. No obstante siempre llevo una manta de lana por si acaso. O para cuando la saco del carrito.

      Un abrazo y que vaya todo genial.

      ¡Gracias por tu comentario!

      Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *