Bautizo en Alemania y diferencias con España

bautizo_en_alemania

¿Te has planteado organizar un bautizo en Alemania? Si la respuesta es afirmativa, seguramente se te haya llenado la cabeza de preguntas. ¿Cómo son los bautizos aquí? ¿Qué le pongo al niño ( o a la niña)? ¿Tengo que llevar algo? Después de una boda y un bautizo en España, nos apetecía una celebración familiar que tuviera lugar por estas tierras. Además, el pasado fin de semana también estuvimos en el bautizo alemán de unos familiares, ¡y ya van dos bautizos alemanes en un mes! (El de Mini A fue a principios de junio). Así, hoy te cuento todo lo que he aprendido últimamente en esta materia ;).

Antes de seguir, puntualizo que me refiero a bautizos católicos. Al norte de Alemania hay una mayoría de creyentes evangelistas. Éstos también bautizan a sus hijos y, aunque creo que no difiere mucho del sacramento católico, no lo puedo asegurar puesto que no he asistido a ningún bautizo de este tipo.

Seguimos entonces. ¿Quieres saber cómo es un bautizo en Alemania y qué diferencias hay respecto a los bautizos en España? Aquí te lo cuento.

Bautizo en Alemania

Padrinos y testigos

Lo primero que se me viene a la cabeza cuando pienso en bautizar a uno de mis Minis es, ¿quienes serán los padrinos (Patenonkel o Patentante)? ¿deben reunir algún requisito? ¿a cuántos debo elegir? Con Mini C fue fácil y tiramos de tradición. Un hermano por parte de padre y una hermana por parte de madre. Listo. Cuando nos planteamos la misma cuestión para el bautizo de Mini A, nos dimos cuenta de que las personas que nos gustaría que fueran padrinos eran ambos hombres. ¿Pero eso se puede? Me pregunté. Pues sí. Pueden ser dos hombres o dos mujeres. Y también podría haber sido sólo una persona. Además, también puedes elegir testigos (Trauzeugen). Algo que en España nunca había escuchado.

¿Qué más requisitos deben cumplir?

Los padrinos deben estar bautizados. Si quieres que alguien sea padrino o madrina pero esa persona no es católica, entonces lo puedes elegir como testigo. ¿Y algo más? En España nunca nos pidieron que los padrinos estuviesen confirmados. Sin embargo, en Alemania (concretamente en Colonia) sí que nos lo han pedido. Sé que en el bautizo que asistimos aquí en Hamburgo no lo pidieron. Así que imagino que este punto queda a criterio del párroco que se esté encargando.

Papeleo

El papeleo para celebrar un bautizo en Alemania es muy sencillo. Tan sólo se necesita la partida de bautismo de ambos progenitores y padrinos. En el caso de que uno de los progenitores no esté bautizado, tengo entendido que deberá firmar un documento confirmando su deseo de que su hijo o hija sea educado en la religión católica.

Si se trata de un bautizo en Alemania, probablemente os inviten a asistir a una reunión con las demás familias que también bautizan a sus hijos el mismo día. En esta reunión hablarán del significado de este sacramento y es la oportunidad que tendréis para coordinaros en hacer los misales (Messehefte). Ya sabes, ese librito que es una especie de guión sobre cómo transcurrirá la ceremonia. Ahí se incluirán las canciones que queréis que suenen durante la misa. Las lecturas que se leerán y las peticiones que hayáis elegido. Lo podéis también personalizar con algún dibujo o frase dirigida a los niños.

Traje bautismal

En España es común que el bebé (a veces no tan bebé) que vaya a recibir este sacramento, vaya vestido de blanco o en tonos claros. Ya sea con un faldón o con un vestido (o camisa y pantalón), según corresponda. Sorprendentemente para mí, cuando bautizamos a Mini A (había dos familias más que también bautizaban ese día), los protagonistas no sólo no iban vestidos de blanco, sino que iban con ropa normal como cualquier otro día. Era gracioso ver a los dos niños alemanes y después dirigir la mirada a Mini A con sus encajes y volantes.

Sin embargo, una vez que la ceremonia comenzó y se acercó el momento de echar agua sobre las cabecitas de los agraciados, hubo una familia que sacó un vestido blanco tipo faldón de una bolsa y se lo echó por encima a su bebé (pero sólo para ese momento, después lo volvió a guardar).

La vela

Otro de los símbolos de este sacramento es la vela bautismal. En España, nosotros de esto no nos tuvimos que encargar. La parroquia las tiene allí, se usan para el momento de la ceremonia, y allí se quedan cuando todo termina. Sin embargo, en Alemania es distinto. Hay todo un negocio en torno a estas velas, ya que según donde las compres, pueden ser realmente caras. (Alrededor de 70 €). Te las hacen personalizadas con el nombre de tu Mini, la fecha del bautizo y algún símbolo que represente algo acorde con lo que se está celebrando. En el de Mini A se veía dibujado el árbol de la vida. Una vez finalizada la ceremonia, la vela se vuelve a casa con vosotros.

El óleo y el agua bendita

Durante la ceremonia también se usará el aceite y el agua bendita. Con esta última le refrescarán la cabeza a tu Mini. Puedes llevar una toalla (las hay de hilo muy bonitas) para secarle la cabeza a tu bebé. Pero normalmente allí mismo en la iglesia las tienen, aunque no sean tan monas. También puedes llevar una concha (no es necesario) para que sea con ésta y no con la mano del sacerdote con la que le echen el agua por la cabeza a tu Mini. Por último, puede ser que tengas la suerte que tuvimos nosotros con Mini C, y lo bauticen con agua traída del río Jordán. Esto fue una casualidad, ya que los padres de uno de los bautizados habían hecho recientemente un viaje por esa zona y se la habían traído.

Bautizo en Alemania VS Bautizo en España

Atendiendo a mis dos experiencias de bautismo con mis Minis, tengo que decir que lo que es la celebración en la iglesia, fue más bonita y emotiva en Alemania. El sacerdote salió a recibirnos a la puerta y nos acompañó a nuestros asientos. (Como cuando alguien sale a la puerta a recibirte para que entres en su casa). Una vez que llegó el momento de echarle agua a los bebés en la pila bautismal, todos los asistentes se aproximaron a la misma haciendo un círculo. De modo que todos nos sentimos de algún modo partícipes viéndolo en primera fila. Lo de aportar una vela personalizada con el nombre y la fecha del bautizo también lo veo una buena idea y un bonito recuerdo. La ceremonia duró una hora aproximadamente sin misa.

En Alemania, hay parroquias que celebran los bautizos una vez al mes y se hacen integrados en la misa del domingo. En este caso no sólo asistirán los familiares de los bautizados, sino que estarán todas las personas que ese día asistan a misa, ya que se hace en el horario de siempre como cualquier otro domingo. En este caso, la ceremonia en total durará una hora y media.

Nuestra experiencia en España fue muy distinta. El bautizo empezó tarde, ya que justo antes se celebró una boda y se ve que no empezaron en hora. Por lo tanto, la media hora que estaba programada para el bautizo se quedó en 15 minutos. (Y se me hicieron eternos, ya que Mini C no paró de llorar). Sólo padrinos y progenitores estuvimos alrededor de la pila bautismal, quedándose el resto de asistentes en los bancos. No hubo peticiones y todo el ritual de la vela y el aceite pasó mucho más desapercibido.

Hasta aquí el post de hoy. ¿Necesitas inspiración para regalar? Creo que no me he dejado nada pero si aún tienes dudas déjalas en los comentarios que seguro que entre todos las averiguamos 😉 .

 

 

4
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *